*

Actualidad

Portada  |  13 noviembre 2019

Comenzó el juicio al falso médico brasileño que trabajaba en un hospital de Cañuelas

Por ejercer la medicina sin título la Ley argentina castiga con un año de prisión como máximo. El cargo más grave que enfrenta Felipe Nori Haggi Lacerda es el uso de documentación adulterada.

Este miércoles en el Tribunal Oral 1 de La Plata a cargo de la Dra. Cecilia Sanucci comenzó el juicio contra el falso médico Felipe Nori Haggi Lacerda.

Felipe Nori, el estudiante de medicina trabajó durante nueve meses en la guardia del Hospital Marzetti de Cañuelas sin estar recibido, en donde se hacía pasar por Joao Peixoto Dos Santos, un compatriota con el que estudió en la Universidad de Morón. Había una diferencia sustancial entre Nori y Dos Santos: el primero no se había recibido ya que adeuda tres materias.

Según publicó el portal de noticias Infocañuelas, el acusado fue descubierto cuando contrajo matrimonio con el oficial de la Policía de la Ciudad, Leandro Acevedo. El casamiento fue uno de los motivos por los cuales la mentira de Nori quedó al descubierto.

El falso doctor se casó con el policía de la Ciudad e invitó a sus compañeros del hospital a la fiesta. Tanto en las invitaciones, como en las letras de la torta del festejo, el brasileño expuso su verdadero nombre y dejó atónitos a sus colegas, que durante todo este tiempo pensaron que se llamaba Joao Peixoto Dos Santos.

El juicio

El primer testigo de que atestiguó este miércoles fue el Dr. Mauricio Eskinazi, presidente del Colegio Médico de Morón. Su testimonio fue importante porque negó la existencia de la figura del “paramédico” en los hospitales públicos y privados de Argentina (en su declaración indagatoria Nori había dicho que fue contratado para trabajar en Cañuelas con esa condición).
Eskinazi dijo que los residentes son médicos ya recibidos y que los estudiantes pueden hacer prácticas en los hospitales, pero siempre con el acompañamiento de sus profesores y sin recibir honorarios. Con esto quedó desvirtuado lo que buscaban los abogados de Nori: instalar que había trabajado en el Marzetti con una función distinta a la de un médico.

Nori, con el semblante tenso y nervioso, estuvo asistido por la abogada Violeta Muratorio, del estudio de Miguel Angel Pierri, y por Juan Fontana. En una silla a sus espaldas se ubicó una tía, abogada en Brasil.

Mirá también:

- Detuvieron a uno de los falsos médicos del hospital de Cañuelas

- Una torta de casamiento, pista para descubrir al falso médico de Cañuelas

- Dos falsos médicos brasileños trabajaban en el hospital Marzetti de Cañuelas

Comentarios