*

Actualidad

Portada  |  14 junio 2019

Fue a comprar paco y lo mataron: condenan al asesino a 18 años

El Tribunal Oral Criminal 4 de Morón condenó a un joven a 18 años de prisión porque asesinó a otro que fue a comprarle paco a una vivienda en un barrio de la localidad bonaerense de Ituzaingó en 2016.

La sentencia recayó sobre Diego Rolando Rojas por el asesinato de Diego Gastón Iglesias el 8 de julio de 2016, en Ituzaingó, informa la agencia NA.

Ese día, Iglesias fue a comprar paco a una vivienda sobre la calle Patagonia 3118 de Ituzaingó, y por motivos que se desconocen, aquel salió corriendo de la casa perseguido por Rojas.

Según un testimonio clave en la causa, una persona que acompañó aquel día a Iglesias a ese lugar, vio cuando Rojas lo perseguía a aquel con una escopeta de fabricación casera y disparó, impactando en la víctima en la región lateral semitórax izquierdo, provocándole la muerte.

"Yo le robaba al que me daba trabajo": confesión de La Rubiecita, con Mauro Szeta

Incluso, tras el crimen, el 29 de julio de ese año se allanó el domicilio de Rojas, y se encontró sobre un mueble de madera ubicado en su habitación, tres armas de fuego de fabricación casera de caños, tipo tumberas.

Para comprobar la responsabilidad de Rojas, el Tribunal valoró el testimonio de una persona que acompañó a la víctima.

"El hecho es que, instantes después de haber ingresado, oye unos gritos, tal como antes les refirieran los vecinos a los funcionarios policiales y ve que su amigo Iglesias salía corriendo perseguido por dos o tres sujetos más, en dirección a la esquina donde estaba él.

Estaba oscuro respondió a varias preguntas, pero eso no le impidió reconocer sin dudas a Diego Rojas, que seguía a Diego unos metros detrás con algo como un revólver en su mano, aclaró que no entiende de armas, con el cual, a una casa y media o dos de distancia de la casa de él, le disparó, viendo claramente el momento del disparo que le dio a su amigo en el tórax, cayendo al piso", relató en el juicio el testigo.

Además, aclaró que "eso lo vio a poca distancia y que cuando Rojas le hizo el disparo, aunque arriesgó que estaba a un metro o dos, dijo que Rojas se encontraba muy cerca de su amigo, muy cerca "ahí nomás", lo que encaja adecuadamente con lo que surge de la operación de autopsia y también con el peritaje balístico que detectó señales de ahumamiento".

Puerta de Hierro: el barrio más abandonado que hoy vive un milagro

Comentarios