*

Telefem

Portada  |  08 noviembre 2019

Se acabó el tabú de la pornografía para la mujer

La lucha por la igualdad también llegó al campo del placer y deseo femeninos luego de años de control, limitaciones y de posicionar a la mujer como un objeto más que como un sujeto de goce. Se llama pornografía feminista.

Según Pornhub, el sitio de pornografía más grande del mundo, Argentina se encuentra dentro de los 20 países que más consumen material pornográfico. Del total de consumidores: 79% son varones y apenas el 21% mujeres. ¿Por qué las mujeres ven menos porno?

“La diferencia tan marcada no está en que a las mujeres no les guste el material explícito, que no se exciten, que no se calienten o que no les parezca divertido e interesante. Tiene que ver con que el contenido de ese material está en su gran mayoría dirigido a representar fantasías masculinas”, explicó la sexóloga Alessandra Rampolla.

Durante décadas se les vedó a la mujer la posibilidad de experimentar y explorar la pornografía desde su propio goce. Así es que los hombres históricamente se hicieron de esta expresión y tomaron mucha ventaja en su producción y el consumo.

Por eso no es de extrañar que hoy sean más visibles en las películas las fantasías masculinas. De ahí escenas clásicas que se suelen asociar al porno como: la colegiala atrevida, la empleada doméstica sexy, la MILF cachonda, las lesbianas que invitan a un chico pasar la noche, la madrastra, la madre que se acuesta con el amigo de su hijo.

Otra razón por la cual las mujeres ven menos o se avergüenzan de contarlo es que aún no hay libertad suficiente para el disfrute sexual. “Las argentinas aún no somos libres, al igual que en la mayoría del continente, porque existen muchas que fueron criadas de una forma machista. Un ejemplo de esto es que seguimos santificando la virginidad como si fuera algo importante o a la vagina como si fuera un templo”, entendió Celeste González, sexcoach.

Así es que surge la pornografía feminista o post porno, para representar otros: cuerpos, protagonistas, escenarios e historias donde se refleje el deseo de la mujer. No es pornografía sólo de mujeres o para mujeres, ni anti- hombre, son mujeres expresando su punto de vista.

Erika Lust, directora de cine para adultos y pionera del movimiento de la pornografía feminista enumeró algunos de los deseos que hoy pueden encontrarse en sus películas: mujeres disfrutando en lugar de sexo duro, estéticas modernas y no mansiones de lujo; chicos normales, no mafiosos, traficantes o espías; situaciones de conquista en vez de mujeres siempre dispuestas a todo; sexo consentido; linda ropa en lugar de medias de red, tacos imposibles y minifaldas.

Quienes más saben de la materia no titubean a la hora de animar a las mujeres a que exploren la pornografía y entenderla como herramienta de educación y liberación y como Lust dijo para: “reivindicar nuestro derecho a tener placer sexual”.

MIRÁ TAMBIÉN

Comentarios