*

Telefem

Portada  |  06 diciembre 2019

Salud sexual: ¿Quién pone el cuerpo?

¿Por qué son las mujeres las que siempre ponen el cuerpo? ¿Por qué existen más métodos anticonceptivos diseñados para la mujer que para el varón? ¿Por qué la anticoncepción aún es una responsabilidad y no una corresponsabilidad? Enterate de todo en este nuevo capítulo de #Telefem.

Por donde se lo mire, el terreno de los métodos anticonceptivos y de la protección contra enfermedades de transmisión sexual están rodeados de mitos, mandatos, cuentas pendientes y cabos sueltos que recaen, sobre todo, en las mujeres.

“La píldora anticonceptiva fue un enorme logro que permitió separar la relación sexual del proceso de procreación y que le otorgó a las mujeres una autonomía que hasta entonces le estaba enormemente vedada. Si bien implicó liberación, también implicó sobrecargar su rol en relación a la responsabilidad”, resumió Viviana Manzur, médica especialista en medicina general y familiar. 

En la misma línea, Mabel Bianco, médica, presidenta de FEIM dijo que la anticoncepción siempre fue cosa de mujeres. “Pero no debe ser así, pero sigue siendo así a pesar de todos los avances que hemos tenido”.  “Casi todos los métodos y sobre todos los métodos modernos se orientaron a las mujeres porque ya estábamos en una concepción en la que somos nosotras las que nos tenemos que ocupar”. 

Desde esta lógica no es de extrañar que la Organización Mundial de la Salud reconozca 20 métodos anticonceptivos de los cuales 18 destinados a la mujer y apenas dos, al varón. 

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS: CUÁLES SON

Para la mujer existen variedad de métodos que pueden dividirse modernos y tradicionales, de alta eficacia y de baja eficacia, naturales y hormonales. Van desde los anticonceptivos orales, pastillas, implantes, inyecciones, el DIU, parches, la ligadura de trompas, el diafragma, espermicidas  la pastilla de emergencia hasta el anillo vaginal, el parche y el preservativo femenino, entre otros. Para el hombre: el preservativo y la vasectomía. 

Entre los motivos que explican la diferencia en el número pueden mencionarse que: “las mujeres le pusieron históricamente el cuerpo a la reproducción y a la no reproducción. Como la mujer es la que puede quedar embarazada es lógico que esté más interesada en acceder más variedad de métodos”, opinó Manzur. Otra de las causas es que la gran mayor parte de la industria farmacéutica está manejada por varones. 

Respecto de los métodos anticonceptivos permanentes, sigue siendo la mujer quien pone el cuerpo a pesar de que la vasectomía sea un procedimiento mucho más sencillo. En Ciudad de Buenos Aires durante 2018 se realizaron 1934 ligaduras de trompas y solo 18 vasectomías. 

“En la vasectomía lo que hacemos es cortar el conducto deferente, que es por donde van los espermatozoides para juntarse con el resto del semen. Es un método que acá en la Argentina se está conociendo hace muy poco y la gente empezó a tener información hace muy pocos años. Pero no genera pérdida de libido, ganas, deseo o rigidez como algunos creen”, explicó Jonathan Finkelstein urólogo-andrólogo.  

EL PRESERVATIVO

Se trata del único método anticonceptivo que además protege contra las enfermedades de transmisión sexual y según un informe de la Secretaría de Salud sólo el 14,5% de los argentinos aseguró utilizar el preservativo en todas sus relaciones mientras que el 22,5% reconoció no usarlo nunca.  

“El preservativo tiene mala fama desde hace mucho tiempo”, opinó Bianco que también entendió que esa mala fama aumentó cuando aparecieron los anticonceptivos hormonales y los antibióticos para el tratamiento de las algunas enfermedades de transmisión sexual. 

“Que no se siente lo mismo, que les quedan chicos, que los virus igual van a pasar todo es falso porque los preservativos vienen en diferentes tamaños, se pueden comprar ultrafinos para tener la misma sensibilidad”, sostuvo Natalia Haag, Directora Nacional en Prevención y Testeo en AHF Argentina, que también remarcó que en Argentina sólo hay disponibles preservativos peneanos. “Siempre dependemos de que haya un varón para que se coloque no pudiendo decidir nosotras cuando cuidarnos”, planteó. 

El Proyecto Preservativo para Vulvas surgió justamente para “concretar un preservativo para prevenir ETS diseñados para cuerpos con vulva, para prácticas sexuales entre mujeres, lesbianas, hombres trans, identidades no binarias, etc”, explicó Jesica Hernández, activista LGBTIQA. “Las personas con vulva que tienen sexo con otras personas con vulva por ahora solo contamos con métodos que son incómodos e insuficientes. Queremos elegir cómo y cuándo cuidarnos”. 

ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL 

Según la Secretaría de Salud de la Nación, las infecciones de transmisión sexual aumentaron en todo el mundo pero sobre todo en América Latina y el Caribe. En la Argentina los casos de sífilis se cuadruplicaron entre los jóvenes de 15 a 24.  

“No respetan ni edad, ni sexo, ni nivel socioeconómico cultural”, dijo Viviana Leiro , Médica dermatóloga, sector de ETS del Hospital Muñiz. “La razón del aumento tan drástico es porque “el uso del preservativo a el uso del preservativo ha disminuido especialmente por el buen pronóstico de las personas viviendo con VIH. Se usa poco en la penetración y prácticamente no se usa en el sexo oral”, concluyó. 

CUENTAS PENDIENTES

Argentina aún queda pendiente una correcta implementación de la Ley de Educación Sexual Integral en todo el país y reforzar campañas de prevención. 

“Por ejemplo se considera que mucha información sobre sexualidad y métodos anticonceptivos hará que promueva temprano de las relaciones sexuales. Esto no es real. Mientras más información científica y a tiempo manejemos sobre estos métodos tomaremos decisiones más acertadas”, enfatizó Debora Gastaldi, médica especialista en tocoginecología. 

“Para estar más tranquilos hagamos exámenes de detección de enfermedades de transmisión sexual regularmente y lo fundamental es hablar claro, libre y en forma honesta de estos temas con aquellas personas con las cuales nos hablamos regularmente”, aconsejó. 

En Argentina es derecho acceder a métodos anticonceptivo, información, preservativos y anticoncepción de emergencia. Está reconocido por ley. “Solo es suficiente que se acerquen al centro de salud o a un hospital, cualquier servicio y soliciten el métodos anticonceptivo, no importa la edad”, aclaró Sandra Vázquez, Directora Ejecutiva de FUSA AC y ginecóloga infanto juvenil del Hospital Argerich.

MIRÁ TAMBIÉN:

Crianza: lo ideal, lo real y lo posible

El mito de la crianza compartida

“No quiero ser madre”: las mujeres que eligen romper el mandato social

Se acabó el tabú de la pornografía para la mujer

Comentarios