*

Telefem

Portada  |  17 mayo 2019

Historias de mujeres que con pasión, trabajan en un mundo de hombres

Telefem reunió a ocho profesionales que se desempeñan en rubros muy distintos pero tienen mucho en común.

Por Priscila Margolin y Florencia Gagliardi 

Esta semana el titular de la UTA de Rosario, Manuel Cornejo, quedó en el centro de críticas luego de que, al ser consultado por el ingreso de mujeres a empresas de transporte, dijo que el cuerpo femenino "no está preparado para ciertas cosas".

El dirigente gremial consideró que no pueden "manejar un colectivo o un camión" porque son "más débiles". El trabajo en un colectivo, resaltó Cornejo, "es duro". Y puso de ejemplo a una empresa que, según él, no tuvo éxito cuando contrató mujeres.

"Se fueron quedando en el camino, por el tema del ausentismo, que es mayor en las mujeres, por cuestiones de la maternidad y porque el organismo no está preparado", comentó.

Las mujeres representan el 40% de la fuerza laboral en el mundo y cada vez son más las que se animan a incursionar en profesiones y trabajos tradicionalmente concebidos por hombres para hombres. Telefem reunió a ocho mujeres que logran trabajar en esos mundos tradicionalmente masculinos.

Sus pasiones por el whisky, las carreras, la programación, los colectivos, los asados, el fútbol, la música y los videogames las llevaron por caminos de realización personal y profesional, aún pese a dificultades y obstáculos.

Érica Borda trabajaba como conductora de la línea 140, la despidieron y años después, cuando quiso reinsertarse en el mundo de transporte, le dijeron que "no" por ser mujer. Así empezó una pulseada en la Justicia que seis años después resultó en una conquista.

Desde el fallo, Érica trabaja como chofer de la línea 130 y además, la Justicia determinó, para frenar la desigualdad en el sector, que las empresas deberán contar con al menos un 30% de planta femenina.

"NO PODÉS HACER ESO"

Miles de mujeres viven las mismas desigualdades laborales por su género. Además de que las excluyen de oportunidades de trabajo con frases como "andá a lavar los platos" o "vos no podés hacer eso", cobran mucho menos. Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo, en la Argentina los varones ganan 27,5 por ciento más que las mujeres.

Agustina Blanco, Malena Rey, Francesca Imbrosciano, Julia Ballario, Carolina Vázquez, María Sylvia Jiménez y Natalia Perelman se desempeñan en rubros muy distintos pero tienen mucho en común. Movilizadas por sus pasiones, crecen en oficios y profesiones típicamente masculinas, en las que no siempre fueron bienvenidas.

Hacer un asado, ganar un torneo en la Play, competir en una carrera de TC, organizar una cata de whisky, manejar un colectivo, programar, sentarse en el comité ejecutivo de AFA y ser sonidista de rock son trabajos que para muchos no son para la mujer. Pero ellas rompen estructuras y conquistan nuevos espacios allí donde a otras mujeres no las dejaron avanzar. Hoy viven de eso y se realizan profesionalmente.

Si hay algo claro para todas ellas, es que "no importa el género", sino el "trabajo, el sacrificio y la pasión". A todos, a cualquiera, "a uno le tiene que gustar lo que hace y lo tiene que vivir como una pasión".

En definitiva, en el trabajo, siempre se trata de romper estructuras y crecer creativamente; de buscar el apoyo y el sostén de otras mujeres, y, sobre todo, de animarse.

Comentarios