*

Portada Telefe Noticias Documenta  |  27 agosto 2018

Hambre, una crónica incómoda

A sólo media hora de la Capital Federal, una realidad que duele. Mirá un nuevo informe de Telefe Noticias Documenta.

Verónica y Eduardo son los papás de cinco nenes de entre 2 y 12 años y viven en Florencio Varela, en el barrio de la localidad bonaerense de “La Huella”, en una casilla de madera con agujeros en los techos y las paredes. Aunque el lugar tiene dos espacios, cuando es invierno duermen todos juntos porque la estufa no alcanza para calefaccionar el ambiente.

Tienen una heladera que se usa de alacena para poder guardar los pocos alimentos no perecederos que consiguen. La vida para ellos no es fácil. Eduardo es ayudante de albañil, pero debido a que no consigue trabajo se compró una máquina para cortar el pasto y todos los días sale a buscar clientes. Algunas veces tiene más suerte que otras, pero es complicado llevar dinero a su casa. Verónica cuida a sus hijos, los lleva al colegio y se encarga de organizar el hogar. “La plata no alcanza”, cuenta a Telefe Noticias Documenta. Es por eso que desde hace algún tiempo se acostumbraron a comer una sola vez por día.

Verónica se las ingenia con cada comida para que dure dos días, sin ninguna certeza de si tendrán para comer en los días siguientes. Hace un guiso simple, con una papa, una cebolla, medio kilo de alitas, porque –dice– es más barato y alcanza para un plato para cada uno. El resto se guarda. Y el pan se esconde porque tampoco alcanza.
Ante la pregunta de qué se siente la única respuesta que logra esbozar es la siguiente: “Un dolor inmenso en el alma, ver que sus hijos se tienen que acostumbrar a vivir así, a luchar con eso, a sentir hambre, a no crecer como deberían”.

Pero en Florencio Varela no son la única familia que está en esa situación. Es bastante común que los chicos coman una vez al día, ya se acostumbraron a vivir así y cuando hay hambre y la panza duele sus padres tratan de explicarles la situación económica que viven. En la familia de Catalina y Juan son más los integrantes, pero la situación es peor. Perdieron su casa y entre sus vecinos y amigos los ayudaron a seguir adelante. Viven repartidos entre diferentes casas del barrio, sin trabajo y sin que sus hijos vayan a la escuela porque no tienen una dirección fija.

Hace unos meses, cuando Juan iba a trabajar como técnico de lavarropas automáticos, le robaron en el camino todas las herramientas. Hoy consiguió recuperar algunas, pero de todas formas conseguir trabajo es difícil. “Acá no tenemos horario para comer”, cuenta, se come cuando se puede y si no hay nada, los chicos toman agua con azúcar para tratar de llenarlos con algo. “A veces consigo algo que me dan y son las 11 de la noche y bueno, se come a esa hora”. A la mañana se toma un té para estar calentito hasta la próxima vez que alguno de ellos consiga algo para comer entre todos. Eso sí, aunque a veces es poco, lo que hay se comparte.

Carina está embarazada de cuatro meses, tiene tres hijos y todos sus embarazos fueron de riesgo. En de ahora está con bajo peso y anémica, por eso su obstetra le pidió que se alimente mejor, pero no le alcanza. Va a trabajar dos veces por semana a una casa donde le pagan entre $300 y $400 por día y no llega. “Los chicos tienen que comer frutas y verduras, acá no se puede. Una vez por mes hago milanesas, cuando cobramos, porque a mi hijo le encantan, pero es lo único que podemos comprar de carne.”

En estas familias que están debajo de la línea de indigencia, el denominador común es el hambre, la pobreza, la necesidad de que alguien los ayude y los vea. Todos los días tratan de darles lo mejor a sus hijos, pero no alcanza para que crezcan como deben. Tal es así que al menos uno de los hijos de cada familia está bajo de peso, tiene problemas de crecimiento y de desarrollo. Juan lo explica al decir que, si a un nene no le das leche o buena comida, los chicos no crecen y se enferman más seguido que el resto de otros nenes.

Comentarios