*

Redes

Portada  |  22 mayo 2020

“Zoompleaños”: una alternativa para festejar con amigos y en cuarentena

El coronavirus obligó a encerrarse en las casas, mantener las distancias, cuidar el contacto, pero también a ser creativos a la hora de buscar la forma de estar cerca. Sobre todo en esos días en los que las reuniones con amigos y los abrazos se extrañan aún más.

Fue así que Laberinto Masticable, un grupo de tres animadores, músicos y actores que no se quedan quietos, encontraron cómo reinventarse a partir de un formato en el que admiten, al principio no confiaban: “los zoompleaños”.

“¿Cuánto hace que festejan zoompleaños?”, le preguntaron al aire de Juntos Podemos Lograrlo (lunes a viernes de 9:30 a 10:30 por Telefe) esta semana, Mariano García y Milva Castellini a Gabichu, la voz cantante de los Laberinnto. “Zoompleaños dos meses… cumpleaños más de 20 años”, respondió él, y con su respuesta igual de simple que de real, condensó complejidades que van desde un virus mundial, a la necesidad de reír.

“Nacieron un poco de la necesidad nuestra y también de la gente”, agrega él en diálogo con Telefenoticias.com.ar

Y comparte: “Dudábamos de cuál iba a ser la reacción de la gente. Yo al principio lo desestimé porque no sabía cuánto iba a durar esto de la cuarentena, me daba la sensación de que no iba a funcionar”. Pero ¿qué es un “zoompleaños”?.

“Lo que hacemos en los zoomples tiene que ver con la música, con los juegos, con el humor, hay cosas para reírse, para jugar, para hacer en la casa, jugamos con elementos, con cosas que tienen los chicos a mano, con el cuerpo, la guitarra. La verdad que lo que hacemos es -como siempre- algo fuera de lo común”, resume Gabichu, alterego de Gabriel Wisznia, la teoría zoompleañera de los Laberinto. A él lo acompañan: Gustavo Nilsson, alias Seba, y Mauro Vuoto, que encarna a Nélida, “la maestra zombie” y al cuestionable mago Antonñanzas.

Del lado del espectador, se ven pantallas llenas de cuadraditos y detrás de cada uno de ellos chicos saltando, riendo, corriendo por las casas buscando objetos, compartiendo, juntos a la distancia, bailando al ritmo Gabichu, el director de esta orquesta de teatro infantil. “Las madres nos decían ‘yo pensé que era como algo para saludarse y después hacemos el cumpleaños en serio cuando se pueda. Pero no, esto es un cumpleaños real", confía él.

“Los empezamos a ofrecer y tuvimos demanda inmediata. Para nosotros fue raro porque hacemos esto desde hace mucho, nos contratan con un año de anticipación a veces y esto era algo de un día para el otro. Los primeros los hicimos gratis porque lo que necesitábamos era probar, testear cómo funcionaba, y tuvieron una recepción excelente”, cuenta, sobre cómo el proyecto pasó de una -nueva- idea poco convencional, a un trabajo que exigió e hizo posibles más funciones diarias.

El coronavirus nos obligó a adaptarnos a no salir de nuestras casas para cuidarnos, a aceptar un nuevo orden de las cosas, sin embargo hubo algo que no pudo hacer: detener el tiempo. En las casas, con compañeros, familares, entre carcajadas que despiertan a padres y hacen asomarse a los hermanos, chicos y grandes siguen cumpliendo años. Los Laberinto Masticable, encontraron la fórmula para cambiar un día más de cuarentena, por uno en el que todavía se puede festejar con amigos.

TE PUEDE INTERESAR

Comentarios