*

Portada Política  |  05 diciembre 2018

"Al humanismo no se renuncia por demagogia electoral": nuevo cruce de Carrió con el Gobierno

La legisladora volvió a rechazar la reglamentación para el uso de armas de las fuerzas de seguridad. A cruzarla salieron el ministro Garavano y el diputado Iglesias.

La líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, volvió a expresar este miércoles su rechazo a los cambios que impulsaron desde el Gobierno en el empleo de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad.

"Al humanismo no se renuncia por demagogia electoral. No me importa perder votos, no es mi idea la disputa de poder ni los cargos públicos", escribió en Twitter la diputada, quien añadió las etiquetas "#NiDeDerecha #NiDeIzquierda #HumanistaCristiana".

Ayer Carrió ya había criticado la medida al asegurar que "viola los derechos humanos fundamentales" y que a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, "se le va la mano".

Sobre la resolución 956/2018 firmada por Bullrich y publicada el pasado lunes en el Boletín Oficial, la legisladora nacional subrayó: "Nosotros no vamos a ir al fascismo".

"Esto no significa que la Policía no tenga el poder para  mantener el orden, pero a la ministro se le va la mano", añadió la chaqueña.

Más tarde, tras recibir algunas críticas en las redes sociales, Carrió ratificó su postura: "A los que se enojan conmigo por mi posición en seguridad les digo, el día que maten a un hijo sólo por tener pelo largo o ser morocho se van a acordar de mí".

La Resolución 956/2018 establece, entre otras medidas, que los efectivos de la Policía Federal, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) podrán hacer uso de las armas de fuego cuando resulten ineficaces otros medios no violentos en defensa propia o de otras personas, en caso de peligro inminente de muerte o de lesiones graves.

También se permitirá el uso para impedir la comisión de un  delito particularmente grave, que presente peligro inminente para  la vida o la integridad física de las personas, para proceder a la  detención o impedir la fuga de quien represente ese peligro inminente.

Cruce con el oficialismo 

El ministro de Justicia, Germán Garavano, definió como "mano justa" la política de Seguridad del Gobierno y rechazó que la nueva normativa viole los derechos humanos.

"Es la opinión de Carrió, es válida, pero yo creo que es una reglamentación de las funciones de las fuerzas de seguridad que, en su uso adecuado, no debiera ser considerada violatoria de los derechos humanos. Bullrich indica expresamente que sigue las reglamentaciones de Naciones Unidas", afirmó el funcionario.

Al ser consultado sobre la política de Seguridad, el ministro explicó: "Yo escribí hace muchos años un libro con Eugenio Burzaco y Diego Gorgal que se llamó Mano justa.
Nosotros estamos convencidos de que ese es el camino".

"Definitivamente la mano justa es más dura de lo que vino siendo los últimos diez años, donde cuando uno analiza el crecimiento del delito y el narcotráfico se ven respuestas muy bajas", evaluó Garavano.

En declaraciones al diario La Nación, precisó que "sobre 100 delitos que se cometían en nuestro país, solo uno tenía castigo" y sostuvo que el Gobierno quiere "reducir la impunidad".

Sobre la polémica, el tema el diputado del PRO Fernando Iglesias sostuvo: "Bienvenidas todas las opiniones y las disidencias sobre el protocolo para las fuerzas de seguridad. Pero hablar de fascismo es una injusticia y una enormidad".

A través de una red social, el diputado había afirmado: "esta cuenta banca fuerte a la ministra Bullrich, una de las  mejores gestiones de Cambiemos y de la historia nacional".

"Si algo me harta es la visión ´clasista´ del tema seguridad.  Muchachos, los que mueren hoy son los pobres con uniforme y los  pobres sin uniforme. Escuchen lo que dice la gente en los barrios.  ¿No vieron los linchamientos?", subrayó.

Apoyo de la Coalición Cívica

"La Coalición Cívica ARI expresa su profunda preocupación respecto a la reglamentación de uso de armas de fuego de parte de las fuerzas de seguridad y en ese sentido rechaza el protocolo de seguridad", señaló el partido a través de un comunicado.

Además, la fuerza integrante de la coalición Cambiemos señaló: "Nos preocupa y ocupa el humanismo y los derechos humanos como manifestó la presidenta del bloque de Diputados nacionales de la CC ARI, Elisa Carrió".

"Creemos que cuestiones tan sensibles como la seguridad no pueden estar inmersas en cuestiones de especulación electoral", agregó.

El partido oficialista subrayó que "los valores que sostenemos y las ideas en las que creemos son el resultado de nuestra historia y acción compartida, de nuestras causas y se sintetizan en un contrato moral y una declaración de principios basada en la ética y la república".

"El contrato moral no es una expresión abstracta de aspiraciones, es un compromiso de conductas del que derivan formas concretas de la política. A la doctora Carrió no le preocupa el enojo sino los derechos humanos, la dignidad humana, los principios y los valores que defiende desde hace más de 25 años", sostuvo.

Comentarios