*

Internacionales

Portada  |  17 noviembre 2019

Un trabajador le cambió la etiqueta a 286 valijas y terminó preso

El empleado del aeropuerto de Singapur quiso desquitarse por la falta de apoyo en su duro trabajo de llevar las maletas hasta una máquina de rayos X situada más lejos que la estropeada.

Tay Boon Keh, de 66 años, trabajaba como encargado de equipajes en el aeropuerto internacional Changi, de Singapur, y entre noviembre de 2016 y febrero de 2017 cambió las etiquetas pegadas al equipaje facturado en los mostradores, redirigiendo decenas de maletas a otros destinos y fastidiando los viajes de numerosos pasajeros.

Operaba solo, sabía bien dónde estaban las cámaras de seguridad y logró pasar desapercibido ante las autoridades aeroportuarias durante mucho tiempo. El 11 de noviembre lo condenaron a 20 días de cárcel, reporta el canal local Channel News Asia.

El hombre era responsable de alinear las maletas facturadas y asegurarse de que estaban bien colocadas en una máquina de rayos X para un control de seguridad antes llegar directamente a los aviones. Según explicó, estaba fastidiado con el subcontratista del aeropuerto para el que trabajaba y que le negó ayuda después de que a finales de septiembre de 2016 la máquina de rayos X empezara a estropearse varias veces al día, obligándole a cargar las maletas hasta otro aparato sin ningún compañero con el que poder compartir la literalmente pesada tarea.

En diciembre de 2016 un agente aeroportuario que manejaba las operaciones de Singapore Airlines y SilkAir presentó una denuncia ante la Policía por 20 quejas de pasajeros cuyo equipaje había sido redirigido por las etiquetas manipuladas. Luego de la denuncia las aerolíneas recibieron 266 quejas más por el mismo problema y tuvieron que pagarles miles de dólares en recompensas a los pasajeros indignados.

La defensa de Tay Boon Keh insistía en que padecía depresión que lo privaba de autocontrol, pero la jueza compartió la opinión del psiquiatra de la fiscalía de que el empleado controlaba sus acciones de manera significante, ya que se presentaba en el trabajo puntualmente.

"El acusado había ideado un plan para vengarse de su empleador por lo que percibió como condiciones de trabajo injustas, y abusó de su cargo 286 veces durante casi 3,5 meses", dictaminó.

Comentarios