*

Internacionales

Portada  |  09 octubre 2019

Un hospital deberá pagarle a una mujer por no avisarle que iba a tener un hijo con Síndrome de Down

Mordel alegó que, al conocer a un compañero de trabajo con Síndrome de Down vio "lo difícil que es su vida", por lo que, de haberlo sabido en el caso de su hijo, hubiera optado por un aborto.

El Tribunal Supremo británico falló contra el Hospital Royal Berkshire, al encontrar razonable y ajustada a derecho la reclamación de una mujer, Edyta Mordel, quien demandó al centro sanitario porque, de haber sabido que su hijo tiene trisomía en el par 21 causante del Síndrome de Down, lo habría abortado antes de nacer.

Mordel, de 33 años y que actualmente se hace cargo de su hijo, considera que tiene derecho a una indemnización de más de 222.500 euros. La madre explicó que durante el embarazo reclamó que se le hicieran pruebas prenatales para detectar posibles complicaciones o enfermedades y que no se las practicaron, por lo que, al descubrir tras el parto la condición Down de su hijo se quedó devastada.

Mordel alegó que, al conocer a un compñaero de trabajo con síndrome de Down vio "lo difícil que es su vida", por lo que, de haberlo sabido en el caso de su hijo, hubiera optado por un aborto.

Por su parte, el hospital asegura que dichas pruebas se le ofrecieron, pero que fueron rechazada por la propia Mordel.

Comentarios