*

Internacionales

Portada  |  09 noviembre 2019

Conoció un hombre por Tinder, murió estrangulada y fue enterrada en una valija

La chica habría fallecido cuando su pareja sexual la asfixiaba mientras mantenían relaciones sexuales.

El caso de la joven británica Grace Millane, hallada muerta en una valija en Nueva Zelanda en diciembre de 2018, inició el proceso de juicio en el que se dictaminará si su fallecimiento, a manos de una pareja sexual que conoció en Tinder, fue un accidente o un homicidio culposo.

Millane se encontraba haciendo turismo por Nueva Zelanda como parte de un viaje planeado de un año al extranjero después de graduarse de la universidad. Fue vista por última vez con vida en la noche del 1 de diciembre y no contactó a su familia al día siguiente, cuando cumplía 22 años, lo que les causó preocupación.

El cuerpo de Grace Millane fue encontrado en una valija enterrada entre los matorrales de un área boscosa en la cordillera Waitakere, cerca de Auckland, una semana después de su desaparición.

Las investigaciones por parte de las autoridades arrojaron datos escabrosos. El día de su muerte, Grace Millane conoció a su asesino a través de la aplicación de citas Tinder. El nombre del hombre neozelandés, de 27 años, se mantiene en secreto por ahora por orden judicial.

Según el medio The Guardian, Grace conoció al hombre justo antes de las 5:45 p.m. del 1 de diciembre. Luego de caminar y beber, ambos se dirigieron a las 9.41 p.m. al hotel CityLife, lugar donde se registraron por última vez imágenes de la joven británica con vida. La pareja ingresó a la habitación del acusado, en el tercer piso.

La chica habría fallecido cuando su pareja sexual la asfixiaba mientras mantenían relaciones sexuales.

Durante el juicio, el fiscal de la corona, Robin McCoubrey, señaló que varias cámaras filmaron a la joven y al hombre besándose y disfrutando de su tiempo juntos el 1 de diciembre en una hamburguesería, un café mexicano y luego un bar.

A las 6 de la mañana del 2 de diciembre, el acusado buscó en Google “rigor mortis”, “bolsas de lona con ruedas”, “pájaros que comen carne” y “hay buitres en Nueva Zelanda”. También investigó limpiadores de alfombras industriales, alquiler de autos y playas cerca de Auckland, detalla The Guardian.

Por su parte, los abogados defensores del hombre aseguran que Grace Millane murió accidentalmente como resultado de un acto sexual consensuado que salió mal.

Comentarios