*

Portada Informes Especiales  |  28 noviembre 2018

"Yo soy Patito": el camino del mal, en primera persona

Asesinó a su vecina con 19 puñaladas en medio de una pelea. Dice que está arrepentida y asegura que cambió. Informe de Mauro Szeta.

Jésica Noelia Meza tiene 25 años y está condenada a ocho años y medio de cárcel, en juicio abreviado, por el homicidio de una vecina, a la que mató con 19 puñaladas en medio de una pelea.

Se crió en Puerta de Hierro, La Matanza, en un contexto de muchas necesidades. Tuvo una relación muy conflictiva con su familia, el hermano falleció y durante una discusión su madre llegó a decirle que hubiese preferido que ella muriera.

Dejó el colegio a 13 años y desde los 15 años se volvió adicta al paco: para consumir vendía droga. En el barrio la conocían como “La Patito” y todos sabían de ella. Jésica asegura que el paco le destruyó los pulmones: “Los tengo como una vieja de 80 años, soy asmática”.

Las noches en Puerta de Hierro eran salvajes, podía estar de cinco a seis días de caravana. Iba a boliches, se peleaba con bandas rivales de otros barrios y robaba. Uno de los lugares donde la cosa explotaba era la discoteca Jesse James.

Por su adicción llegó a vivir en situación de calle. El día que mató a su vecina dice que estaba drogada y alcoholizada. Luego de apuñalarla 19 veces se dio a la fuga durante seis meses, hasta que fue detenida. Cuando llegó al penal pesaba 36 kilos, por eso dice que “caer presa fue un alivio”. No fue madre y eso también la alivia. "Hoy en día soy otra persona, cambié para bien".

Comentarios