*

Portada Informes Especiales  |  02 mayo 2018

"Yo robo para drogarme"

A los 11 años empezó a consumir drogas y a los 13 se metió en el mundo de la delincuencia. Otra escalofriante confesión, por Mauro Szeta.

La “flaca pistolera” tiene 44 años y estuvo presa cuatro años por robo calificado, tras asaltar a mano armada un autoservicio.

Fue madre en la cárcel, tuvo a su hijo con otro preso y dice que dio a luz a un “tumberito”. Roba desde los 13 años, cuando comenzó a consumir drogas.

Toda su vida fue adicta a las drogas y toda su vida robó para mantener su adicción. Ahora sale a robar cada 15 o 20 días y con ese dinero compra la cocaína que consume.

Vive en una casilla de La Matanza y está a cargo de uno de sus hijos, a quien le impide consumir. A lo último, dice que está arrepentida de lo que vivió en su vida. Y que si tuviera que elegir, no sería ni delincuente ni drogadicta.

En una nueva escalofriante confesión con Mauro Szeta, asegura que no puede dejar la droga y que tampoco puede cambiar su estilo de vida.

TAMBIÉN PODÉS VER

"Yo apuñalé a mi acosador": una dramática historia en primera persona

Yo soy un pibe chorro: “Robo por hambre y porque me gusta”

“Yo llevé a mi hijo a robar”

Comentarios