*

Portada Informes Especiales  |  05 diciembre 2018

"Yo maté por ira": la confesión de un crimen atroz en primera persona

Cuando tenía 16 años Germán Ariel Ballesteros Tevez mató a una nena de cuatro que era su vecina. Informe de Mauro Szeta.

Germán Ariel Ballesteros Tevez tiene ahora 29 años y fue condenado a cadena perpetua cuando tenía sólo 16 años por el asesinato de una nena de cuatro años que era su vecina.

Cuando cumplió la mayoría de edad, le redujeron la pena a 15 años. La causa fue caratulada como “Homicido Criminis Causae”.

En una nueva confesión con Mauro Szeta, Ballesteros Tevez habló del crimen y dejó entrever detalles de su infancia marcada desde el comienzo por el abandono.

Cuando era sólo un bebé quedó a cargo de su padre biológico, que tenía problemas de adicción y lo golpeaba de forma feroz. A raíz de ello fue adoptado por una vecina del barrio de Rafael Calzada, aunque nada cambió y la violencia no se detuvo. 

Su hermano biológico fue asesinado de un tiro por la espalda y cuando se enteró contó que el dolor que sintió fue enorme. Cuando cometió el crimen, German estaba en noveno grado.

Su vecina de cuatro años jugaba en la calle y la invitó a buscar ropa a la casa, como parte de lo que él dice “era un juego”. Pero una vez adentro la ahorcó, la violó y le pegó hasta matarla.

El homicidio ocurrió el 26 de marzo de 2006. Por el asesinato hubo una pueblada por la cual incendiaron la casa de su familia adoptiva. Dice que no sabe por qué hizo lo hizo y algunos detalles se le escapan. Aunque aseguró que fue todo el odio acumulado que tenía.

Nunca recibió un abrazo ni le dijeron que lo querían y desde que está detenido su familia adoptiva fue a visitarlo una sola vez. Hoy en día no recibe visitas de ningún tipo.

Los primeros años de detención estuvo con tratamiento psiquiátrico, llegó a tomar 19 pastillas diarias durante cuatro años. Lo único que quiere es poder salir y conseguir un trabajo. No sabe lo que es la SUBE y desconoce la mayoría de los cambios tecnológicos de los últimos años.

Comentarios