*

Informes Especiales

Portada  |  11 septiembre 2019

"Yo le robaba a los chinos", otra confesión con Mauro Szeta

Te vamos a contar la historia de este preso, Matías Ezequiel Novarese de 22 años, quien fue condenado a reclusión perpetua por doble homicidio y robo calificado. Está detenido hace dos años y medio.

Matías nació y se crió en Villa Lynch, partido de San Martín. Su padre era narco y su madre ama de casa. Tiene siete hermanos. Tuvo muy poca relación con la madre, se crió con los abuelos maternos; la madre lo abandonó y se fue a vivir a Chivilcoy. Hizo el colegio primario, comenzó el secundario pero abandonó en segundo año.

“Empecé a robar a los 15 años con los pibes del barrio, era mala junta, pibes que se dedicaban a robar. Ellos me dieron el primer fierro, hacíamos entraderas, yo ajustaba y me llevaba lo que había en la casa. El botín más grande fueron 300 mil pesos, fue una casa al voleo. Uno se da cuenta que hay plata por la estética de la casa y la zona donde estaba ubicada. No tengo idea cuántas entraderas hice, pero fueron un montón”, cuenta.

Trabajó en la carnicería de su tío y con el tiempo intentó poner su propia carnicería, le fue mal y tuvo que cerrar. Mientras tanto seguía robando.

En julio de 2017, entró a robar el supermercado de chino que estaba ubicado al lado de su casa, su tío tenía la carnicería justo pegada al comercio. Era de noche y el local estaba cerrado. Era la primera vez que hacía él solo un escruche. Fue por los techos de la casa hasta el galpón, una vez que ingresó el dueño quiso impedir que robara, él lo apuñaló hasta matarlo; luego mató a la mujer de la misma forma, “le di siete puñaladas a ella y doce al otro, fue la desesperación por salir, eran ellos o yo”, intenta justificarse en su charla con Mauro Szeta. Su tío lo reconoció por las grabaciones y lo entregó, habían pasado cinco días del hecho.

Hoy en el penal maneja uno de los pabellones de población, tuvo varias disputas con otros internos que querían quedarse con su lugar.

“Estoy totalmente arrepentido porque me arruiné la vida y la de mi familia, quiero pedir perdón”, dice.

Mirá también:

- Mataron a los dueños de un supermercado chino

- "Yo soy un peligro", una nueva confesión con Mauro Szeta

- Yo, "La Tucu"



Comentarios