*

Portada Informes Especiales  |  09 mayo 2018

“Pasa de noche”: los pintores de la política

Pintan por encargo y casi siempre para políticos. Un equipo de Telefe Noticias y un recorrido especial. ¿Quiénes son, cuánto cobran por pintada y para quiénes trabajan? Informe especial.

Son las diez de la noche de un día sábado y ellos, los pintores de la política, saben cuál es su próximo destino dentro del Barrio Illia, en el Bajo Flores. Después de un asado que se repite como un ritual en la previa de cada pintada, salen a trabajar para un sindicato que en esta oportunidad los contrató. 

“El Chino” es uno de los integrantes del grupo. Presenta a cada uno de sus compañeros de equipo y después cuenta que tienen que pintar entre 30 y 40 paredes y que por eso van a terminar de trabajar a las cinco de la mañana.

Dentro de su “cuadrilla” está el blanqueador, el que hace la sombra, el que maneja la camioneta y por último “McGiver”, el que diseñó un compresor para blanquear las paredes en tiempo récord. Por último está él, “El Chino”, líder y letrista, que dice que ahora tienen que tener otro trabajo para poder vivir, a diferencia de épocas de elecciones, donde trabajan todos los días.

“Si fuera por mí que haya elecciones todos los años”, se anima a bromear. Después muestra una camioneta destruida y fuera de circulación: es la que usaron para la campaña presidencial del 2015, cuando hicieron pintadas para Daniel Scioli. “El Chino” aclara que trabajan para quien los contrate. Y la razón para ellos es muy sencilla, para ellos es un negocio. “Vivimos de esto, así que el que pone la plata cuenta con nuestros servicios más allá de que nos guste o no como candidato”, dice.

A la hora de definir lo que hace, “El Chino” dice que son una especie de “imprenta humana”. El auto se detiene sobre la Avenida Perito Moreno, donde esperan las primeras paredes. A medida que el blanqueador “despeja” la pared, el resto del grupo entra en acción: y así, en menos de cinco minutos, ellos, los pintores de la política, despliegan su magia. Y todo es tiempo récord, porque como dirán luego, cada minuto es plata.

Durante el recorrido “El Chino” y sus compañeros explican que por noche cobran ocho mil pesos, pero una parte importante de ese dinero va destinada a la compra de material. Después de terminar el trabajo saca una foto y se la manda a un cliente por WhatsApp como prueba de que el trabajo se hizo. De repente aparece un vecino que pasea a su perro. Está cansado de que le pinten el portón de su casa, por eso le agradece al equipo por no hacerlo.

LOS OTROS PINTORES DE LA POLÍTICA: "PANA" Y "NONA"

"Pana" es otro líder de cuadrilla y su territorio es Villa Corina, en Avellaneda. Dice que pinta para el que sea y que en época de elecciones puede pintar para candidatos rivales, porque no tiene ningún prurito ideológico. 

La primera parada es frente a la cancha de Racing. Una vez allí blanquean la pared y pintan un mensaje que un cliente le mandó al “Pana” por mensaje. “Cuidemos al socio”, dice. Terminada la pintada, siguen la gira: los espera la segunda pintada, ubicada en Villa Dominico.

En la noche y el mundo de las pintadas, hay reglas. “Pana”, baja de la camioneta y encara a “Nona”, el líder de otro equipo. “Mirá que yo voy a pintar esta pared apenas termines”, le dice. El código es no pintar delante de la cara de otro y esperar a que se vaya. Después pintar la misma pared ya pintada.

“Nona” es peronista y además uno de los mejores letristas. Después de contar una historia, junto a su compañero “Juan Domingo” y relatar cómo se conocieron, terminarán de pintar otra pared, pero el romanticismo se irá de un pincelazo. Porque apenas “Nona” termine de pintar, aparecerá el equipo de “Pana” decidido a arrebatarle ese espacio. Dirá que “es la ley de la calle” y luego tapará con cal la pintura todavía fresca, con la arenga a favor de la unidad del peronismo.

Comentarios