*

Portada Informes Especiales  |  04 diciembre 2018

La impotencia del agua: el reclamo de los vecinos de Villa Castells

Abren la canilla, sale el agua, pero es imposible tomarla. Informe especial.

Desde hace dos años para los vecinos de Villa Castells, en La Plata, el acceso al agua potable se convirtió en un verdadero problema. En septiembre de 2016 el juez Dante Rusconi estableció que no era apta para consumo humano, debido a que contiene el triple de sodio y cloro, y desde ese momento comenzó una odisea.

El magistrado dispuso en su fallo que la empresa ABSA (Aguas Bonaerenses) entregue bidones de agua a los vecinos y no les cobre por un servicio que brinda de forma parcial.

Sin embargo, los vecinos denuncian que reciben todos los meses facturas que rondan hasta los mil pesos y que la cantidad de bidones no es insuficiente, ni tampoco la periodicidad de la entrega.

Al ser consultados por la problemática, los responsables de ABSA contestaron que ellos emiten las facturas porque compensan el faltante de servicio con la entrega de bidones, mientras que se comprometieron a aumentar la cantidad y a duplicar la entrega dos veces por día.

UN PROBLEMA COTIDIANO

Todos los días desde las 10 de la mañana los vecinos se encuentran con el problema de tener que ir hasta la delegación municipal a retirar los bidones con agua. Como el horario no es fijo, muchas veces esperan horas hasta que llega el camión con los 350 bidones diarios.

Una de las vecinas afectadas es Lidia, que va desde temprano con su changuito a buscar agua para abastecerse en su casa. Lo mismo le sucede a Miriam. Los 10.000 habitantes de Villa Castells tienen que tener tiempo y paciencia para poder conseguir un bidón para tomar agua, cocinar y lavar alimentos. 

¿QUÉ DICEN LAS AUTORIDADES?

Ante la necesidad de consumir agua mineral y la falta de bidones, muchos vecinos gastan alrededor de dos mil pesos mensuales. Desde la Municipalidad de La Plata explicaron a Telefe Noticias que ellos se ocupan de la distribución de los bidones e indicaron que ya pidieron a ABSA que aumente la cantidad.

Mientras tanto los vecinos esperan. En poco menos de un mes quedará terminado el acueducto que llevará agua potable a esa zona de la Provincia de Buenos Aires, luego de que las obras sufrieran demoras. En relación a ello ABSA aseguró que a principios de 2019 el problema quedará solucionado y que finalmente las familias que viven en Villa Castells no tendrán que pelearse por conseguir un bidón de agua potable.

Comentarios