*

Portada Informes Especiales  |  11 julio 2018

La confesión de un femicida: "La prendí fuego y tiré al costado de las vías"

Néstor asesinó a su mujer en el 2010 y desde entonces está preso por homicidio.

Todo comenzó en 2010 cuando se enteró que su esposa le era infiel con un compañero de trabajo, en Valentín Alsina. Los tres trabajaban en la misma empresa y desde ese día nada volvió a su lugar.

Néstor dice que las sospechas empezaron casi como un chiste, cuando sus compañeros de trabajo le empezaron a decir que era “un cornudo”. Al principio, él se reía, pero después comenzó a notar ciertas actitudes raras que lo llevaron a considerar el engaño.

Después de preguntarle varias veces si lo había engañado, su mujer terminó confesándole que se acostaba con un compañero. Así empezaron las peleas y el maltrato durante nueve meses. Él le recriminaba que había destruido el hogar y que lo había traicionado. Le decía que se fuera con su amante, pero ella se negaba. Hubo celos, depresión y alcohol.

El día del femicidio Néstor había ido a tomar unas cervezas y regresó a su casa a la seis de la madrugada. Su mujer lo estaba esperando despierta para pedirle un dinero que nunca llegó. Empezó un forcejeo violento entre los dos, que terminó entre golpes. Ella quiso acuchillarlo y él se resistió. Pero después, según dijo a Telefe Noticias, no aguantó. “Soy boxeador y la maté a piñas”.

Dice que después de verla muerta, metió el cuerpo en una carretilla y la prendió fuego. "Cuando cayó mal, golpeó la cabeza. Hice un desastre, agarré una manta, la prendí fuego y tiré al costado de las vías", dijo. Después se escapó a Corrientes, donde fue detenido por la policía federal horas más tarde. Fue el 6 de mayo de 2010. Asegura que está arrepentido y cuando lo dice, se emociona. "Estoy pagando con años de cárcel".

No te pierdas una nueva confesión con Mauro Szeta.

Comentarios