Portada Informes Especiales  |  01 enero 2019

"He Vivido": tres hermanas inseparables

Son italianas, tenían una vida soñada en Cantabria, pero debieron abandonar su país cuando eran muy chicas. Conocé su historia, en un nuevo informe junto a Erica Fontana.

Emilia (79), Giovanna (81) y Carmen Schiavello (83) son tres hermanas italianas que cuando eran adolescentes llegaron a la Argentina escapándose de la Segunda Guerra Mundial.

Nacieron y se criaron en un pueblito al lado del mar llamado Schiavonea, en Calabria. Su padre era agricultor, su madre ama de casa y quien se encargaba del cuidado de sus 9 hijos. 

El padre llegó a pelear en la Primera Guerra Mundial, el mayor de los hermanos peleó en la Segunda Guerra. Ellas siendo chicas todavía recuerdan el estallido de los vidrios por los bombazos en las ciudades cercanas. Carmen se emociona cuando se acuerda de una vecinita llamada María con la que jugaba en la playa, a María la pudo volver a ver 60 años después.

El gobierno de Mussolini les confiscaba el trigo que tenían almacenado y por la situación general del país, su padre decidió venir a la Argentina para probar suerte. Vino con su hijo menor y se hospedó en la casa de un hermano en Chacarita. Al poco tiempo llegó el resto de la familia: Emilia tenía 11 años, Giovanna 13 y Carmen 15.

El barco en el que vinieron llegó al puerto un 1 de mayo, por ese motivo tuvieron que esperar hasta el otro día para poder reencontrarse con su padre.

La única que llegó a ir al colegio en Italia fue Carmen, Emilia y Giovanna recién fueron acá. Padecieron el desconocimiento del idioma.

La madre nunca las dejaba salir solas. Nunca fueron a bailar y tampoco se tomaron un taxi. María, la hermana mayor, era para ellas como una segunda mamá (llegó a la Argentina con 24 años y dos hijos).

El padre puso una verdulería y luego todos sus hijos y yernos se dedicaron al mismo rubro. Siempre vivieron en Chacarita. Las mujeres de la familia fueron costureras. Para no extrañar su pueblito natal al lado del mar, veraneaban todos los años en Mar del Plata.

Las tres hermanas son amigas entre sí, salían a las cantinas de La Boca donde cantaban y se divertían toda la noche. Emilia es la rebelde de la familia: es la única hincha de River (todos son de Boca) y se casó con hombre de nacionalidad paraguaya que no tenía nada de qué ver con su descendencia italiana; todavía se acuerdan el lío que se armó cuando les contó a sus padres.

Emilia tiene dos hijos y cuatro nietos; Carmen tiene dos hijos, ocho nietos y dos bisnietos; y Giovanna tiene tres hijos, seis nietos y dos bisnietos. Recuerdan con emoción las fiestas del pasado y esperan el Año Nuevo.

Comentarios