*

Portada Informes Especiales  |  09 junio 2018

"He vivido": llegaron con plenitud a la vejez y nos cuentan sus secretos

El amor es el denominador común. Informe especial de Erica Fontana.

Héctor Antonio Tibaudin y Nair Aguer viven en el hogar "Aires de Martínez", tienen 87 años y llevan 62 de casados. Se conocieron en el cementerio de Moreno, cuando la localidad era un pueblito chico, el día de la muerte del abuelo de ella y desde ahí en adelante no se separaron nunca más.

Él fue un cirujano muy reconocido. Ella fue maestra pero no llegó a ejercer mucho tiempo, su padre fue Pedro Lucio Aguer -presidente del partido radical- y no llegó a ver a su hija casada, murió días antes del casamiento de ambos: todavía se emocionan cuando recuerdan su ausencia.

Elisa Suárez vive en el hogar "Parque Rosal". Tiene 86 años y toda la vida se dedicó a las artesanías. Hizo platos que se vendían en Europa y en sus ratos libres hacía títeres que enviaba a los chicos internados en los hospitales públicos. También tejía bufandas para chicos de zonas vulnerables. Hoy sigue haciendo artesanías que reparte a los demás residentes del geriátrico y teje para los chicos necesitados. Tiene dos hijos, tres nietas y una bisnieta. Su marido falleció años atrás y durante su convalecencia estuvo en el mismo geriátrico. De chica padeció de polio, pero se repuso sin secuelas.

Carlos Eugenio Arena tiene 89 años y vive en el hogar “Jardín del Sol”. Era odontólogo y motoquero y durante dos años fue el presidente del club de la siambretta. Nació en Martínez donde vivió junto a su única mujer y no tuvieron hijos. Fue odontólogo, toda la vida vivió en zona Norte, tuvo su consultorio en Boulogne. La mujer falleció hace 5 años, luego de padecer 12 años Alzheimer. Estuvo internada en este geriátrico donde ahora está él. Hoy en día lo visitan amigos y ahijados, no tuvo hermanos, él y su mujer fueron hijos únicos.

La mujer falleció hace 5 años, luego de padecer 12 años Alzheimer. Estuvo internada en este geriátrico donde ahora está él. Hoy en día lo visitan amigos y ahijados, no tuvo hermanos, él y su mujer fueron hijos únicos. Ademas de su pasión por las motos, armó una ONG que se dedicaba a recopilar datos históricos de San Isidro: hacían actos donde llevaban historiadores y distintas personalidades. Ama el tango, armó la asociación del tango de zona norte. Pero en el geriátrico sólo va al taller de tango para escuchar música.

TAMBIÉN PODÉS VER

“He vivido”: tuvieron vidas intensas y llegaron con plenitud a la vejez

 

Comentarios