*

Informes Especiales

Portada  |  20 septiembre 2019

En la piel de Ricardo, sepulturero

Junto a Mariano García nos metemos “En la piel” de Ricardo. Él es sepulturero en el cementerio de Avellaneda y trabaja en el peor momento. Por semana, entierra entre 20 y 25 personas. Conocé su historia.

Ricardo Leyes trabaja en el cementerio de Avellaneda desde 1987. Comenzó lustrando los bronces de las tumbas y luego se convirtió en sepulturero.

Tiene un trabajo muy fuerte porque cuando él entra en acción, a su alrededor todos lloran.

Toma su pala y junta la tierra que cae como un plomazo arriba de los ataúdes. En ese momento, el desconsuelo, los llantos, los gritos.

¿Cómo es el alma de alguien que las entierra? Por fuera, se lo ve atento y serio, pero por dentro le pasan miles de sentimientos. Y no todo queda ahí en el espacio de trabajo, por las noches asegura tener pesadillas.

Ese cementerio no es sólo su lugar de trabajo, sino que también allí está enterrada su familia y cada día, llegar ahí supone más que cumplir con un deber. 

¿Se acostumbra a esta tarea? Si de hecho Ricardo posee la fortaleza para palear cada día, asegura que hay cosas a las nunca se acostumbra. “Lo peor es enterrar bebés”, dice y explica que es muy fuerte ver a los familiares tirándose arriba del cajón.

Por semana, Ricardo entierra entre 20 y 25 personas. Gran parte, jóvenes que perdieron la vida en accidentes de moto.

TE PUEDE INTERESAR

En la piel de Norma: ¿cómo es trabajar limpiando un hotel alojamiento?

En la piel de Cristina: se quedó sin trabajo y ahora es taxista

En la piel de Hernán, piloto de avión

Comentarios