*

Informes Especiales

Portada  |  07 septiembre 2020

Ellos lo hicieron: María y Carlos, los papás de Palermo

"Mis papás fueron clave en mi carrera”. Martín Palermo siempre lo dice y esta vez, en “Ellos lo hicieron” (Telefe Noticias), lo corroboramos en primera persona: vamos a conocer la historia de Mary y Carlos, los padres del Titán

María Juana Scorpino y Carlos Jorge Palermo, mamá y papá, se conocieron en La Plata, allá por 1958, en una fiesta. Y ese cruce en la ciudad de las diagonales fue un verdadero golazo. Años más tarde nacerían Gabriel y Martín, este último, el máximo goleador de la historia de Boca. 

Fueron los que siempre estuvieron, cuando la pelota entraba y cuando la pelota no entraba. Los que le inculcaron valores y le dieron el ejemplo con esfuerzos y sacrificios. Los que lo obligaron a seguir estudiando, los primeros que corrieron a su lado en las muchas lesiones que sufrió y los que lo apoyaron a cada paso. Con la palabra justa, el consejo oportuno o mimándolo a través de milanesas con huevos fritos (Mary) o con sabrosas tortillas de papa (Carlos). 

Ya de entrada, los padres fueron muy importantes. Si no fuera por la mamá, por ejemplo, no hubiese debutado en la Primera de Estudiantes. La noche de ese viernes que lo fueron a buscar de urgencia para que se concentrara con el plantel profesional, Martín se había ido con amigos a comer pizza y llegó pasada la medianoche. Fue Mary la que le hizo el aguante a Horacio Rodríguez, ayudante de campo, que lo estuvo esperando cuatro horas para llevarlo a la concentración… Fue papá Carlos el que, aprovechando que el goleador estaba de viaje, vendió una moto que su hijo se había comprado para evitar que hiciera otra de sus habituales locuras. 

Fueron ellos los que saltaron a defenderlo cada vez que lo trataban de burro. Y al comienzo de su carrera, hay que decirlo, fueron muchas esas veces… “¿Palermo? Ese grandote que vaya a jugar al básquet”, gritó alguna vez un plateista de Estudiantes. “Palermo, volvete a Estudiantes”, le gritó un socio de Boca, cuando el 9 no la embocaba. “¿Palermo? Que vaya a cortar el pasto”, cuentan que dijeron Eduardo Manera y Miguel Russo cuando alguien preguntó por qué no lo ponían en la Primera de Estudiantes. Paradojas del destino, muchísimos años más tarde, Russo le terminó dando la cinta de capitán de Boca.

Ellos lo hicieron. Lo bancaron, lo encaminaron, se esforzaron para que él llegara a la elite del fútbol. Vaya entonces este homenaje de Telefe Noticias para los papás del Titán.

MIRÁ TAMBIÉN

Ellos lo hicieron: Jorge y Raquel, los papás de Manu Ginóbili

Ellos la hicieron: Griselda y Omar, los papás de Soledad Pastorutti

Comentarios