*

Informes Especiales

Portada  |  03 febrero 2020

"El extraño síndrome Rokitansky"

La afección se denomina "síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser". Hay tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos disponibles. Quienes la padecen necesitan de una cirugía para poder tener relaciones sexuales y tener hijos. ¿De qué se trata?

El síndrome de Rokitansky es una condición muy poco frecuente en las mujeres. Se calcula que lo padece una de cada 5000 y gran parte de ellas prefiere ocultarlo. Es un síndrome tabú y poco investigado, que afecta a la genitalidad, maternidad y las relaciones sexuales. Sus genitales se ven normales por fuera, pero por dentro carecen de "cavidad vaginal", lo cual imposibilita las relaciones sexuales. Algunas nacen con útero rudimentario o macizo y otras directamente sin, es decir, no pueden llevar un embarazo.

La escasa investigación y concientización genera un gran peligro. Hay chicas adolescentes que, sin diagnóstico ni información alguna, intentan tener sus primeras relaciones íntimas y terminan gravemente lesionadas. La primera señal que lleva a las mujeres a hacerse controlar es la falta de menstruación: un síntoma básico en este síndrome.

Varias jóvenes que son correctamente diagnosticadas deciden mantenerlo en secreto, pero hoy algunas de ellas ya no lo hacen más. Deciden darse a conocer y mostrar sus miedos, luchas y logros.

Muchas mujeres Rokitansky tomaron una dificil determinación: pasar por una operación que les genere una cavidad vaginal. Las que se animan a hacerlo deben pasar por un tratamiento post operatorio estricto. Una de las recomendaciones médicas consiste en tener relaciones sexuales, para lograr la correcta formación de la cavidad.

Karina, una de las entrevistadas, decidió crear una organización que llamó Mayna para reunir a toda mujer Rokitansky, acompañar a quienes recién reciben un diagnóstico y generar una ayuda mutua frente a los temores de cada una (@grupomayna en instagram, ROKITANSKY ARGENTINA en facebook).

Es un extraño síndrome, las investigaciones son pocas e iniciales, y los estudios en las universidades casi nulos. Habrá que entender que la poca frecuencia de un síndrome no justifica tan escasa indagación médica.

Comentarios