*

Informes Especiales

Portada  |  11 abril 2019

#ContratadoPorUnDía Roberto Funes Ugarte se convierte en mecánico

Se subió a un camión del Automóvil Club Argentino para experimentar lo que es recorrer las calles de Buenos Aires para cambiar baterías, neumáticos o, directamente, remolcar un auto.

Son mecánicos, aunque a veces parecen psicólogos. Es que quienes trabajan en las grúas de auxilios no sólo deben arreglar algún desperfecto de un auto o transportarlo hasta un taller. También deben sobrellevar algo más complejo: el malhumor de los clientes. Roberto Funes Ugarte quiso saber cómo es este trabajo.

En otra edición de #ContratadoPorUnDía, Roberto Funes Ugarte se subió a un camión del Automóvil Club Argentino para experimentar lo que es recorrer las calles de Buenos Aires para cambiar baterías, neumáticos o, directamente, remolcar un auto.

En el país hay 4 mil mecánicos, la mayoría de ellos nucleados en SMATA, que se dedican a esta modalidad, la de asistir en la vía a pública a quienes tienen algún desperfecto en su vehículo.

Trabajan 8 horas diarias a cambio de un sueldo promedio de 30 mil pesos, que a veces incrementan un poco con las propinas que reciben. Pero, sobre todo en la ciudad, se trata de un trabajo estresante, porque al tránsito y al apuro que tienen por llegar al lugar del auxilio, muchas veces deben sumarle las agresiones verbales de quienes tuvieron un problema mecánico en su auto.

Mario, quien hace 20 años trabaja en el rubro, contó que una vez estaba yendo a asistir a un cliente y en el camino un hombre le tiró el bastón contra el camión. Resultó ser un automovilista que esperaba a otro auxilio mecánico, pero creyó que era el de Mario y que éste estaba siguiendo de largo.

Otras veces hay personas que se molestan por el tiempo que deben esperar y los insultan. Y ellos deben mantener la calma y tratar de tranquilizarlas. “Tenés que ser un poco psicólogo, porque cuando se le rompe el auto la gente suele ponerse muy nerviosa”, cuenta Sergio.

También deben afrontar los insultos y los bocinazos cuando deben detenerse para remolcar un auto en alguna calle estrecha y dificultan el paso. “No te queda otra que hacer como que no escuchás y hacer tu trabajo”, agrega Sergio.

Por mes se realizan, en promedio, 300 mil auxilios mecánicos en todo el país. Y del total de las personas que solicitan el servicio, el 72 por ciento son hombres. En cuanto a los motivos por los que llaman, el 6% es por el cambio de un neumático, el 35% por problemas con la batería y el resto por desperfectos mecánicos que exigen el traslado del vehículo a un taller.

Pero a veces, los que necesitarían un traslado al “taller” son los propios usuarios. Aunque de eso, claro, se ocupan otros mecánicos.

Comentarios