*

Informes Especiales

Portada  |  19 diciembre 2019

Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se prueba como maestro heladero

En cucurucho. En vasito. De cuarto. De kilo. De limón. De frutilla. Bañado con chocolate. Son muchas las variantes que hay detrás del mundo de los helados. Pero los artífices son siempre los mismos: los maestros heladeros. Y Roberto Funes Ugarte intentó ser, por un día, uno de ellos.

Texto de Pablo Kuperszmit

Y para conocerlos de cerca, en un nuevo capítulo de Contratado por un día, Roberto Funes Ugarte se probó en la fábrica Glacé, de Ciudad Evita, donde primero elaboró el helado y después lo vendió al público.

Aunque es un símbolo de la cultura italiana, sus orígenes se remontan al siglo VII antes de Cristo en China, donde una bola de nieve con un chorrito de limón congelado se convirtió en el primer prototipo de lo que luego se popularizaría como helado.

El país que encabeza el ranking en cuanto a consumo es Nueva Zelanda, seguido de Estados Unidos y de Australia, aunque la mayor parte es helado industrial, el que se suele comprar en los supermercados.

En nuestro país se producen 300 mil toneladas de helado al año -el doble de lo que se elaboraba hace apenas dos décadas- lo que equivale a un consumo per capita de 6,9 kilos.

La mayor parte se registra en verano, aunque se achicó mucho la diferencia que había en el pasado con respecto al invierno. De acuerdo con un estudio, el 90 por ciento de la población manifestó tomar helado en verano, mientras que un 70% también lo hace en invierno.

Otro dato es que el consumo de helado generalmente se da en un ámbito social. El 80% de los encuestados dijo hacerlo en reuniones con amigos o familiares.

Quienes lo venden y lo fabrican pertenecen a la rama heladeros del Sindicato de Pasteleros y cobran, en promedio, 37 mil pesos por mes a cambio de ocho horas de trabajo por día.

Es un trabajo que tiene mucho de artesanal. Y no solo para fabricarlo. También a la hora de servirlo. Presentar un buen cucurucho no es nada fácil. Y Roberto Funes Ugarte lo comprobó en primera persona.

Mirá también:

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se prueba como carnicero

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se prueba como mozo cinco estrellas

- "Contratado por un día": Roberto Funes Ugarte, el parrillero

Comentarios