*

Informes Especiales

Portada  |  19 febrero 2020

Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte, el carpintero

Escritorios, vestidores, placares, camas, bibliotecas, alacenas. Y la lista sigue. Son muchos los muebles y objetos de decoración que usamos a diario gracias al trabajo de los carpinteros. Y en un nuevo capítulo de Contratado por un día, Roberto Funes Ugarte lo comprobó como peón de la fábrica Occhipinti, en Don Torcuato.

Según las últimas estadísticas, en el país hay 3090 fábricas de muebles –el 92% son pymes-, de las cuales la mayoría están radicadas en la provincia de Buenos Aires (30%), Córdoba (15%), CABA (10%) y Santa Fe (10%).

Entre todas generan más de 40 mil puestos de trabajo, aunque casi todos destinados a los hombres. Apenas el 1% de los empleados que trabajan en los talleres son mujeres.

Otra característica es que es un rubro en el que predomina la informalidad. Y para los carpinteros registrados existen más de 30 sindicatos repartidos a lo largo y ancho de todo el país, ya que no hay uno a nivel nacional.

No perciben un gran sueldo. En promedio ganan 30 mil pesos por mes. Y se trata de un trabajo que no está exento de riesgos. Un descuido puede costar caro. A Pedro, un carpintero como más de 40 años de experiencia, le costó medio dedo. “Me lo cortó una sierra”, cuenta mientras muestra el pulgar al que le falta una falange.

Es que es un oficio repleto de herramientas. Hay serruchos, lijas, garlopas, cepillos, sierras, taladros, clavos, martillos, reglas, escuadras y hasta lápices. Pero hay una que es la más importante: el propio cuerpo.

Mirá también:

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se anima a trabajar con el hielo

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte en un día de trabajo como sebero

- Contratado por un día: Roberto Funes Ugarte se prueba como esquilador

Comentarios