*

He Sobrevivido

Portada  |  21 agosto 2020

He sobrevivido: Lea, la maestra de 100 años que logró vencer al coronavirus

Ahora convenció a su hija, la cantante Marilí Machado, para que en medio de la pandemia de un show vía streaming, para ayudar a todos los que atraviesan el virus.

En abril pasado Lea Enriqueta Llanos de Machado cumplió un siglo y no lo pudo festejar por la cuarentena. Poco después se contagió Covid-19. El pronóstico era desalentador, pero esta “Highlander” como la llaman los que la quieren, pudo ganarle a la enfermedad.

Ahora convenció a su hija, la cantante Marilí Machado, para que en medio de la pandemia de un show vía streaming, para ayudar a todos los que atraviesan el virus.

El 17 de abril de este año Lea cumplió 100 años, pero el festejo fue muy distinto a cómo lo imaginaba hasta hace unos meses. No pudo abrazar, ni recibir los besos de ninguno de sus seis hijos, ni de sus 12 nietos o sus seis bisnietos. Apenas verlos por ZOOM y levantar una copa frente a la pantalla de la computadora. La pandemia pospuso un festejo acorde, con el que sueña cuando todo pase.

No habían pasado muchas semanas desde ese brindis virtual cuando recibió una noticia inesperada. A pesar de los cuidados, de las precauciones, de los resguardos, de no salir más que para lo necesario, su hija tenía coronavirus. Pocos días después se confirmaba que ella y otros familiares, también. Junto a su hija, la cantante Marilí Machado, decidieron atravesar juntas en su casa la enfermedad y superarla. Pero eso no es todo.

Una vez recuperadas Lea le pidió algo a Marilí: que le de un “regalo” a todas esas personas que en el país podían estar sufriendo esta u otras enfermedades y que lo hiciera “como un mensaje de esperanza”. Su hija no pudo decirle que no y se puso en contacto con Remates Mágicos, junto a quienes promovió un show gratuito, a cambio de donaciones a beneficio de Cruz Roja Argentina, por su Plan de Acción Covid-19.

La historia de Lea

Su infancia y la mayor parte de su adolescencia transcurrió de pueblo en pueblo de ciudad en ciudad. Su padre, gerente del Banco Nación, era trasladado periódicamente a otras sucursales del interior de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Santa Fe. Su madre ama de casa. Lea quería ser actriz, pero los prejuicios de la época no se lo permitieron.

Eran tres hermanos, dos mujeres y un hombre, pero su hermana murió siendo todavía era muy joven, el primer gran dolor de Lea. Aún vive su hermano, que es siete años menor, y que con 93 sigue tan vital como ella.

Lea se recibió de maestra en Corrientes y comenzó a ejercer la docencia en la escuela Hipólito Yrigoyen del Barrio San Martín de Córdoba capital. En esa ciudad conocería a Ángel, quien se convertiría en su esposo y con el que tendría seis hijos. Tres mujeres y tres varones.

Hoy Lea usa el celular, le gusta hacer sus crucigramas y jugar al sudoku. Habla con la familia y se mantiene al tanto de las vidas de todos. Es además, dice una de sus hijas, “una xcelente cuentacuentos, para sus nietos y bisnietos. Su alma de maestra y de su vocación primera: ser actriz, surge su voz pausada y misteriosa para dejar encantados a todos”. Marilí comparte el día a día de su mamá en Instagram donde ella recita versos de memoria y a sus 100 años cada vez suma más admiradores en las redes sociales.

Comentarios