*

Espectáculos

Portada  |  21 noviembre 2020

Fede Bal hizo público los resultados de su último chequeo tras superar el cáncer

Luego de 4 meses de tratamiento el mediático habló de su estado de salud actual y expresó ‘estoy sano, estoy vivo y tengo que agradecer’.

Días antes de que se decretara la cuarentena en Argentina, la primera semana de marzo, Federico Bal comunicaba un inesperado mensaje en sus redes sociales. Después de realizarse un control de rutina por sugerencia de su pareja Sofía Aldrey, al actor le detectaron cáncer de intestino y lo anunciaba en un emotivo video. Sin embargo, cuando todo parecía gris para quien viene de dos generaciones que padecieron la misma enfermedad, su actitud positiva y el apoyo de sus afectos ayudaron a que en cuatro meses de tratamiento de quimioterapia y radioterapia, se recuperara. Luego de vencer al cáncer, el participante de Masterchef Celebrity se abrió en un Live con Pronto y tras haber superado la difícil etapa, contó cuáles fueron los resultados del último chequeo médico al que se sometió.

“Me hice un estudio final hace dos semanas para ver qué pasó por adentro y está todo como si nunca hubiese pasado nadaEs mágico, los médicos y mi familia están felices”, explicó el hijo de Carmen Barbieri antes de contar que adoptó una nueva filosofía de vida. “Celebro la vida todos los días que me levanto. A veces con la vorágine uno no se da demasiada cuenta, pero ahí freno, bajo y digo ‘estoy sano, estoy vivo y tengo que agradecer’. Hay que entender que las cosas que vienen de la vida, son así y ponerle humor. Creo que con el humor y con sentirme que iba a salir y a estar sano, pude salir adelante”, reflexionó Bal.

El tratamiento y la recuperación

Inmensamente feliz por curarse en cuatro meses, el actor aseguraba que hoy está en otro lugar: el de ayudar a otros que padecen cáncer a “abrir los ojos. “El tratamiento es lo único que te salva. La fe, la naturaleza, la buena alimentación son complementos, pero el tratamiento es fundamental”, subrayaba y recordaba además que hay que estar atentos a las enfermedades que se transmiten de generación en generación. Lo dice por experiencia propia ya que su abuelo y su papá, Santiago Bal, también tuvieron cáncer.

“Mi viejo y mi abuelo tuvieron lo mismo que yo, pero a mí ‘se me despertó’ 10 años antes”, sostuvo y se emocionó: “Siempre sentí que me iba a sanar, de hecho, me curé en cuatro meses; pero esto es una enseñanza grande que me dio la vida. Estuve en un lugar que no busqué pero ahora puedo ayudar a otros”. Para terminar, destacó que siempre fue una persona que se plantó como “si se las supiera todas”. Sin embargo, afirmó que ahora ve todo desde otra óptica. “La salud es lo más preciado”, concluyó.

Comentarios