*

Portada Curiosidades  |  04 diciembre 2018

La artista que trabajó 15 años en una obra con mejillones, sin saber que la estaba matando lentamente

De acuerdo con su relato publicado el pasado miércoles en la revista Toronto Life, la mujer de 59 años comenzó a realizar en 2004 una estatua de Adán a partir de ese molusco.

La artista plástica Gilian Genser, quien trabajó durante 15 años en una escultura hecha a base de conchas de mejillones, casi muere por el arte.

Aunque suene algo dramático, es cierto. Su obra la estaba matando lentamente.

De acuerdo con su relato publicado el pasado miércoles en la revista Toronto Life, la mujer de 59 años comenzó a realizar en 2004 una estatua de Adán a partir de ese molusco.

Las compraba en grandes cantidades en mercados chinos y las cocinaba para sus amigos dos o tres veces por semana para trabajar con los restos y avanzar con la obra.

Luego de años de trabajar en el personaje bíblico, la artista canadiense empezó a sentirse mal. Sufría dolores de cabeza y vómitos. Más tarde los síntomas se agravaron. Incluso tenía problemas de movilidad. Además de fuertes dolores musculares cuando manejaba sus herramientas.

La situación fue empeorando y en 2013 cayó en cama con insoportables y paralizantes dolores corporales. Se sentía débil e incapaz de mantenerse de pie. Tampoco podía unir frases completas, y su discurso era confuso. Incluso perdió la capacidad auditiva del oído izquierdo.

Cuando los médicos le preguntaban si trabajaba con algún material tóxico, la mujer respondía siempre que no, pues todo su repertorio eran productos naturales, tales como cáscaras de huevo, huesos de animales, coral, plantas secas y mejillones.

Sin embargo, en 2015 un examen de sangre realizado reveló que la mujer presentaba altísimos niveles de arsénico y plomo. Le diagnosticaron entonces una intoxicación por metales pesados.

Fue entonces cuando un especialista del Museo Real de Ontario le explicó a la artista que estos moluscos acumulan toxinas. Al tocarlas y respirar el polvo que desprendían de su trabajo, parte del metal ingresaba en su cuerpo.

Comentarios