*

Cuarentenials

Portada  |  03 julio 2020

Varados: se enteraron en Australia que iban a tener mellizos

La pandemia los dejó varados, sin dinero ni una fecha de regreso. Hicieron todo para volver y ya están en Argentina. Esta es la historia del embarazo de José y Victoria.

La pandemia dejó a miles de argentinos varados en distintas partes del mundo. Pero cuando estás con un embarazo avanzado, el reloj corre más rápido que nunca. Eso le pasó a Victoria Núñez y José Machnuk, que atravesaron días con sensaciones encontradas: de felicidad porque serán padres de mellizos; de angustia, porque quedaron atrapados en Australia, sin dinero suficiente para costear el embarazo y sin una fecha de regreso.

Ellos son los protagonistas del último capítulo de Cuarentenials, la serie digital de Telefe Noticias conducida por Anabella Messina, que cuenta las historias detrás de los embarazos y nacimientos en pandemia.

José y Victoria son una de las tantas parejas que deciden viajar por el mundo durante un tiempo. Vivían en Australia cuando se enteraron que estaba embarazada. Buena parte de sus ahorros se les fueron en los primeros controles porque no tenían seguro social. “Con una sola consulta y un estudio de sangre se nos van todos los fondos”, admite Victoria. Ahí decidieron volverse a la Argentina para tener a los mellizos y sacaron un pasaje para el 22 de marzo.

Una semana antes, el gobierno argentino decidió cerrar las fronteras ante el avance de la pandemia. De repente se vieron en una carrera contrarreloj: tenían que volverse antes de que el embarazo avance lo suficiente como para que sea un riesgo subirse al avión. En ese momento, tenían un embarazo de 23 semanas. “Mi miedo es llegar a la semana 30 que ahí se considera embarazo de riesgo. ¿Dónde voy a parir? ¿Voy a estar acompañada de mis seres queridos? Es total incertidumbre”, confiesa Victoria.

Su historia se hizo viral a través de Varados en Australia, un grupo de argentinos que se juntaron para hacer visible su reclamo. Fueron semanas de mucha angustia. “Me siento atado de pies y manos”, admite José. “No puedo evitar largarme a llorar y enojarme con la embajada, la aerolínea, el coronavirus. ¿Por qué nos está tocando esto ahora? Es algo surrealista”.

De la nada, apareció una oportunidad para viajar de manera inminente. Ahí empezó un raid intenso. El 21 de mayo se subieron a un micro para trasladarse casi 1000 kilómetros desde Brisbane a Sidney. Ahí se tomaron un vuelo que pareció interminable. 38 horas de vuelo y unas cuantas escalas. El 24 aterrizaron en Ezeiza y se fueron directo a Santa Rosa, la capital pampeana, donde estuvieron aislados en un hotel durante 15 días. La llevaron a hacerse los controles.

“Aprendimos que todo, en cierta forma, tiene una solución. Vicky fue una guerrera”, dice José. Ya están en General Pico, con la familia de Victoria. En pocos días, los mellizos nacerán en el lugar que ellos siempre quisieron. Un premio al esfuerzo y la fe de sus padres. “La historia que tenemos para contarle. Va a ser como una novela”, cierra él.

MIRÁ MÁS HISTORIAS

La llegada de Lola: parir en casa, quedarse en casa

Operativo Parto: así fue nació Jazmín en plena cuarentena

Comentarios