*

Cuarentenials

Portada  |  19 junio 2020

La llegada de Lola: parir en casa, quedarse en casa

María José eligió tener a sus dos hijas en su propia casa. Con tres años de diferencia, el panorma mundial la encontró con su segunda beba en una cuarentena obligatoria. Sin contacto con el exterior, el parto y el puerperio quedaron en una continuidad, puertas adentro.

María José está en pareja hace diez años con Pablo, padre de sus dos hijas: Clara y Lola. Ella es economista, él es docente y ambos decidieron que su hogar era el mejor lugar para que nacieran sus nenas. Algo que en nuestro país tiene muchos detractores, sin embargo cada día son más las mujeres que eligen hacerlo.

"Deseaba un parto vaginal y sin intervenciones. Me tentaba parir en mi casa, pero no estaba decidida. A través de una conocida llegué a Alejandra Avendaño y así nos decidimos a que Clara (su primera hija) nazca en casa", dice María José.

La Organización Mundial de la Salud señala como derecho básico de toda mujer que la elección del lugar donde dará a luz debe ser en el "que ella se encuentre segura, para una mujer de bajo riesgo esto puede ser en casa, en una maternidad pequeña o quizás en una gran maternidad de un gran hospital” siempre y cuando llegue a término con los controles médicos correspondientes.

En Argentina la Ley 25.929 conocida como Ley de Parto Humanizado fue promulgada en el año 20024. Promueve y defiende los derechos de la madre y su bebé durante el embarazo, parto y nacimiento pero no especificar el lugar donde se producirá el alumbramiento.

Desde el ministerio de Salud de la Nación, sostienen que un parto seguro y respetado sólo se puede garantizar si una mujer pare en una institución sanitaria autorizada. Sin embargo muchas son las gestantes que no quieren ser atendidas en clínicas o sanatorios y muchas protagonizaron hechos de violencia obstétrica por lo que optan por planificar un parto asistido en su domicilio.

Para el doctor Mario Sebastiani, obstetra y presidente del Comité de Bioética Asistencial del Hospital Italiano el parto en casa "Es otra forma de parir, en un entorno distinto a lo institucional pero que debe llevarse a cabo con amplios márgenes de seguridad: debe enviarse una alerta a la maternidad más cercana en caso de una eventual derivación. El equipo de salud debe ser competente, el dinero no debe forzar situaciones, y debe disponerse de un fácil traslado a un hospital materno".

Así fue como Mariá José se preparó y organizó el parto. Con controles y con un equipo de profesionales que estuvo con ella el día del nacimiento y que estaba preparado para "un plan B" en caso de que algo se complicara.

En nuestro país son muchas las mujeres que cada año ejercen su derecho a elegir dónde darán a luz y lo hacen en la intimidad de su casa. Y en tiempos de coronavirus, y aislamiento para las parturientas el hogar se convierte en un espacio muy seguro. 

María José tuvo a Lola en calma, en su cama con el equipo liderado por la obstetra Alejandra Avendaño, sin ningún contratiempo tal como lo había hecho con su primera hija Clara tres años antes. Lola nació el 28 de febrero y pesó 3,750 kilos. En ese momento nada les preocupaba ni se planteaban cómo seguir.

A los pocos días un anuncio presidencial cambió la realidad de sus vidas y en especial estableció nuevas normas en medio del puerperio. Un aislamiento obligatorio dejaba afuera a todas las personas que no vivieran en la casa. Primero fue por quince días y los plazos se fueron alargando. 

Lola llegó al mundo en la intimidad de su casa y allí se quedó. La conocen sus familiares y amigos pero por fotos y videos, nadie llegó a tenerla en brazos, a besarla, a darle regalos. 

El parto en casa se transformó luego en permanecer siempre en casa. Hacer todo puertas adentro, con consultas al pediatra vía Zoom, llamados y Whatsapp con los médicos, la familia, los amigos.

Una realidad de cuarentena para esta nueva generación a la que habrá que contarle cómo era vivir sin barbijo.

Mirá también:

- Cuarentenials: esperan mellizas y están separados por culpa de la pandemia

- Operativo parto: así fue la llegada de Jazmín en plena cuarentena

- El paseo de los gemelos: de Neo a conocer a la familia desde la ventanilla

- La historia de Caro: el desafío de un parto múltiple el primer día de cuarentena

- Una mamá soltera por elección espera mellizos en medio de la cuarentena

- Cuarentenials: la llegada del segundo hijo en medio del aislamiento

 

Comentarios