*

Actualidad

Portada  |  19 noviembre 2019

Un juez de Chubut visitó a su hijo “Camilo”, ex integrante de las FARC, internado en Bolivia: "Solo pude verlo 15 minutos"

El argentino Facundo Molares Schoenfeld, disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se encuentra internado en coma inducido por una falla renal en Santa Cruz de la Sierra. Su padre viajó a verlo y fue interrogado por la policía.

El padre de Facundo Molares Schoenfeld, el argentino hospitalizado en Bolivia en grave estado, contó en Buen Telefe este martes la situación de su hijo, de 44 años, que por una falla renal se encuentra con coma inducido.

Hugo Molares, que es juez de Paz de Trevelin, provincia de Chubut, viajó la semana pasada junto a su esposa Silvana Irene Reyes, madrastra de Facundo -alias "Camilo" en las FARC- a visitarlo luego de que le avisaran que estaba internado en Santa Cruz de la Sierra. Pero solo pudieron permanecer 25 hora sen suelo boliviano.

Molares desmintió cualquier vinculación actual de su hijo con algún grupo guerrillero, y que haya sido herido. 

Aunque confirmó que su hijo fue oficial de las FARC pero en 2017 entregó las armas y dejó toda actividad, en el marco de un proceso de paz homologado por Naciones Unidas. Siguió haciendo política como militante y el Partido Comunista de Argentina lo eligió para que sea foto-reportero de la Revista Centenario.

En el hospital, "Camilo" estaba como NN. Hugo Molares pidió verlo, entró a la sala y estaba sin conocimiento, con un coma inducido, con respirador y sondas. El médico le explicó que su hijo tiene perdigones alojados en el cerebro pero que no eran recientes sino de vieja data. Y le aclaró que el problema es que los riñones no le funcionan.

Sólo pudo permanecer junto a su hijo 15 minutos. Luego –le contó Molares a Perfil- salió a comprar medicamentos frente al nosocomio y cuando volvió se encontró con un vehículo y tres personas que se identificaron como policías.

Le ordenaron que los acompañe a una comisaría. “Tenía renuencia a acompañarlos y les decía cualquier declaración que quieran tomarme puedo darla acá, y me dijeron que no, que los tenía que acompañar”. No lo dejaron comunicarse ni con un amigo, ni el cónsul ni su abogado, y le sacaron el celular: quedaron 25 horas incomunicados con su esposa. Los liberaron el miércoles 13 a las 22.

“Estaba muy preocupado por mi señora, por lo que me fui al aeropuerto y abordamos un avión. A mi hijo lo pude ver 15 minutos. Me impidieron todo tipo de contacto y de acercamiento”, relató el juez de Trevelin.

Facundo Molares sigue en coma inducido, y mientras sigue lo que pasa a través del cónsul argentino en Santa Cruz de la Sierra, Hugo Molares hace gestiones con el Centro de Estudios Legales y Sociales, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, La Cruz Roja Internacional, la Iglesia Católica, y también hará gestiones ante Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Por su pasado en las FARC, la Justicia de Colombia le inició a "Camilo" nueve causas. Su padre dijo que lo deberán probar y puso el acento en el pedido de protección a la integridad física de Facundo.

La atención médica en Argentina puede ser mejor que la que recibe allá. Me gustaría que si evoluciona bien, pueda ser trasladado en un vuelo sanitario, y que prosiga la causa que tienen contra él en Bolivia. Para eso existen los abogados, los juicios y los procesos. Pero dentro del orden cívico y constitucional. Por ahora hay que esperar que la hemodiálisis haga efecto”, afirmó Molares en su entrevista con Perfil.

MIRÁ TAMBIÉN:

Bolivia: Amnistía Internacional llama a derogar el decreto que brinda inmunidad a militares

Comentarios