*

Actualidad

Portada  |  03 diciembre 2019

Se negó a declarar el detenido por matar a un hombre que conoció en Tinder

El acusado se entregó a la Policía. Según sus tíos, es adicto a las drogas. Creen que el crimen se produjo en el marco de una fiesta sexual.

El hombre acusado de asesinar y arrojar a una pileta vacía el cuerpo de otro al que había conocido por la red social Tinder, en la localidad bonaerense de Villa Adelina. se negó a declarar, aunque su confesión fue incorporada a la causa y continuará detenido, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Fernando Aguilera (35), quien se negó a relatar lo sucedido al ser indagado por el fiscal Gonzalo Acosta, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Especializada en Delitos Conexos a la Trata de Personas y Violencia de Género, quien lleva adelante la causa por el crimen de Roberto Ariel Godoy (36).

No obstante su confesión del crimen fue incorporada a la causa mediante el testimonio de sus tíos, a quienes les relató lo sucedido y quienes lo acompañaron a entregarse la noche del sábado último a la Policía.

Tras la indagatoria, la Justicia de Garantías de San Isidro convirtió en detención la aprehensión del acusado, quien afronta cargos por los delitos de homicidio agravado por el uso de armas y tenencia ilegal de arma de guerra, añadieron las fuentes.

Insert de Video

Durante las últimas horas llegaron a manos del fiscal los resultados de la autopsia al cuerpo de la victima, que confirmaron que recibió dos disparos realizados con una pistola calibre 380, uno de ellos en la clavícula derecha y el otro, que fue el mortal, en la zona abdominal.

De acuerdo con el mismo informe forense, la muerte de Godoy se produjo entre la noche del martes 26 de noviembre último y la madrugada del 27, lo que coincide con el relato que hizo el acusado a sus familiares.

La desaparición de Godoy había sido denunciada el pasado sábado 30 de noviembre a la mañana por su madre de 65 años en la seccional 8va. de Villa Adelina.

La mujer dijo a los efectivos que su hijo no aparecía desde el martes 26 de este mes.

Ese mismo 30, pero por la noche, Aguilera se presentó con sus tíos en la misma dependencia policial y se entregó como acusado del crimen, explicaron las fuentes.

Por tal motivo, la policía acudió a la vivienda del sospechoso, situada en Boedo al 2300, de la mencionada localidad del partido de San Isidro, donde encontró el cadáver de Godoy en el interior de una pileta vacía y tapado con una frazada.

Según los datos aportados por los tíos del acusado, Aguilera es adicto a las drogas y el crimen se produjo luego de que ambos ingirieran gran cantidad de sustancias tóxicas mezcladas con alcohol.

Godoy había conocido a Aguilera por la red social Tinder y habían pactado un encuentro en el domicilio de éste último, una propiedad descuidada y en desuso que pertenecía a su madre, ya fallecida.

De hecho, Aguilera vivía en el exterior y se encontraba en Buenos Aires realizado unos trámites por la sucesión de su madre, dijeron las fuentes consultadas.

En base a la pesquisa realizada, todo indica que bajo los efectos de las drogas ambos hombres se desconocieron y, en ese marco, se cometió el asesinato con un arma que tenía Aguilera y que no estaba debidamente registrada. (Télam)

Comentarios