*

Actualidad

Portada  |  24 septiembre 2020

Plantean capacitación a raíz de un niño autista que fue echado de un supermercado

El chico fue expulsado de un supermercado de la localidad santafesina de San Lorenzo por no llevar tapaboca y una asociación civil presentó en el Concejo local un proyecto de formación sobre autismo para titulares de comercios.

La discriminación de un chico autista, expulsado de un supermercado de San Lorenzo por no llevar puesto el tapaboca, derivó en la presentación de un proyecto en el Concejo Municipal para la capacitación de los comerciantes sobre esta clase de trastorno. “Es permanente la discriminación que sufrimos los papás de chicos con autismo”, manifestó Leopoldo Pistan, autor de la iniciativa, titular de la asociación civil Unión de Padres por los Derechos del Niño e integrante del espacio Hablemos de Autismo del Cordón Industrial. El trastorno del espectro autista (TEA) afecta la habilidad para interactuar y comunicarse socialmente.

El desagradable suceso ocurrido en un supermercado chino trascendió a través de las redes sociales. El padre de un menor con autismo publicó en Facebook que el titular del súper los echó debido a que el niño no tenía puesto el tapaboca. Encima esta persona se enfureció más y empezó a gritar, provocando que el chico se asuste, cuando se le intentó explicar que era autista.

“Desde hace años venimos trabajando con la Unión de Padres por los Derechos del Niño. En el caso del autismo, lo vivo de cerca porque mi hijo es autista. Presentamos varios proyectos en el Concejo Municipal. Pero esto que pasó ahora nos tocó mucho más de cerca, porque la discriminación que sufrimos los papás de chicos con autismo es permanente”, dijo Pistan.

Aparte de comunicarse con los padres del niño, Pistan se acercó hasta el supermercado, “con miedo” ante la duda de cómo lo podían recibir. “Mi intención no fue reclamarles nada, sino explicarles lo que es el autismo, sus características. Me recibieron muy bien y me escucharon. Les llevé volantes y revistas sobre el tema” contó.

Pistan de inmediato presentó un proyecto en el Concejo que consiste en la confección de “un registro voluntario de titulares de comercio en autismo. La idea es que el municipio lance una convocatoria y que en forma digital, ya sea por correo electrónico, se les envíe información oficial y una breve reseña sobre el autismo”.

“Para motivarlos, propongo un reconocimiento a los comerciantes, con la difusión en la prensa oficial de quienes son los registrados, y la entrega de una certificación o diploma de capacitación en autismo, con sello oficial, para que los exhiban en los lugares de ingreso a los locales”.

Pistan propuso que la iniciativa se anexe a un proyecto presentado en el Concejo, denominado Hora Silenciosa, que consiste en que dos veces a la semana durante una hora los comercios desactiven las luces incandescentes y sonidos altoparlantes para que ingresen los chicos con autismo. Es similar a las jornadas que la cadena de supermercados Carrefour realiza en sus locales de todo el país los martes, de 10 a 11, y los jueves, de 14 a 15.

“Mi hijo no sale prácticamente de compras con nosotros, porque la actividad sensorial y las luces altas de los supermercados le hacen daño. Es una situación traumática para él”, explicó sobre el beneficio que representaría que la idea presentada hace un mes se apruebe. Por el momento se encuentra en la comisión de salud del Concejo. Pistan fue convocado a hablar en la comisión. “Hasta ahora no tuvimos muchas respuestas por parte del cuerpo legislativo. Solo se comunicó un concejal. Del oficialismo, que son mayoría, no nos han contactado”, dijo.

En ambas propuestas, Pistan manifestó que se incluyó la utilización de “cintas o pulseras azules” por parte de los chicos autistas, “que ya se usan en todo el país, para que sean identificados rápidamente en los comercios cuando se extravían”.

El encierro en la pandemia

“Hay muchos niños de San Lorenzo que ya antes de la pandemia no tenían ni diagnóstico ni terapia porque los padres no cuentan con obra social. Entonces no se sabe qué necesitan. La pandemia complico más la situación porque hay chicos con autismo severo que no soportan el encierro”, contó Pistan. La imposibilidad de las salidas al comienzo de la pandemia causaron mucho miedo de que ellos entraran en crisis por el encierro”, agregó.

Si bien las salidas luego fueron autorizadas, Pistan sostuvo que el problema no se termina, porque “al no haber terapia, no tienen psicólogo, fonoaudiólogo y maestra”.

El inconveniente de chicos sin una cobertura social lo llevó a impulsar un proyecto, que se encuentra en el Concejo desde el año pasado, para “la creación del centro terapéutico público municipal de diagnóstico y tratamiento para niños y niñas con autismo, y que se inscribe en la ley provincial 13328, a la cual adhirió el municipio de San Lorenzo”.

“Basándonos en información de hace algunos años de centros terapéuticos y de profesionales, hay un 1% de chicos con autismo en el cordón industrial. Es un porcentaje bastante alto”, manifestó Pistán, que persevera en “generar políticas públicas para mejorarles la calidad de vida a nuestros hijos”.

Fuente: Diario La Capital de Rosario

Comentarios