*

Actualidad

Portada  |  11 octubre 2019

Nuevo video complica a los policías que mataron al hombre que los agredió

Ocurrió el Villa Crespo. Los uniformados le siguieron disparando al agresor cuando ya estaba herido en el suelo. La jueza le otorgó prisión domiciliaria a dos mujeres policías porque "son madres de niños chiquitos, lactantes".

Las dos mujeres policías que están detenidas por haber matado a balazos a un remisero que las amenazó y atacó con un cuchillo el 1 de este mes en el barrio porteño de Villa Crespo, fueron beneficiadas con la prisión domiciliaria, informaron hoy fuentes judiciales.

Así lo resolvió la jueza en lo Criminal y Correccional 49, Ángeles Gómez Maiorano, quien dispuso que la inspectora Beatriz Manzanelli (41) y la oficial Daniela López (32), cumplan en sus domicilios el arresto por el homicidio de Claudio Hernán Romano (39).

"Ambas son madres de niños chiquitos, lactantes, y ese fue el motivo por el que la magistrada decidió mandarlas a su domicilio", explicó a Télam un vocero judicial.

El tercer policía implicado, el oficial primero Ramón Pérez (39), continúa detenido pero en un penal.

En los tres casos, Gómez Maiorano rechazó los pedidos de excarcelación que habían presentado las defensas, una decisión que fue apelada y será tratada en una audiencia oral fijada para el 15 de octubre en la Cámara del Crimen.

Las fuentes aclararon que la jueza aún no resolvió la situación procesal de ninguno de los tres efectivos que pertenecen a la comisaría 15 B de la Policía de la Ciudad y que tiene tiempo hasta el próximo viernes para definir si los procesa o no por algún delito.

El objetivo de la Justicia es determinar si estos policías actuaron en legítima defensa o si todos o alguno de ellos cometió algún tipo de exceso.

Video: así fue el momento en el que la policía mata a un hombre en Villa Crespo

Al menos dos videos registraron la secuencia donde se ve que los policías remataron a Romano cuando ya estaba herido en el piso e intentó reincorporarse, 52 segundos después de haber caído por los primeros disparos.

El hecho ocurrió el 1 de octubre, alrededor de las 11.30, en Malabia al 900, entre Castillo y Jufré, de Villa Crespo donde dos efectivos de la comisaría 15 B de la Policía de la Ciudad, el oficial primero Pérez y la inspectora Manzanelli, llegaron a bordo de un patrullero para realizar una citación judicial, y en el lugar había otra mujer policía, López, con la que se pusieron a dialogar.

Según la versión policial, corroborada por los videos, el oficial estacionó el móvil y minutos después Romano frenó su Volkswagen Polo detrás.

El hombre, que trabajaba como chofer para una ART, bajó del auto con sus manos ensangrentadas, armado con una navaja y, sin mediar palabra, atacó a Pérez, quien estaba al volante del móvil, a través de la ventanilla.

El oficial resultó lesionado en la mano y el brazo izquierdos y en la región derecha del cuello, por lo que efectuó un primer disparo desde dentro del móvil.

El agresor pasó delante del patrullero y caminó hacia la inspectora Manzanelli, quien ya había bajado de la unidad, y recibió los primeros disparos que lo tumbaron al suelo.

Segundos más tarde, Pérez le pegó a Romano una patada en la cabeza y más tarde la víctima fue rematada cuando quiso volver a incorporarse.

Algunas fuentes judiciales indicaron que según al autopsia, Romano fue asesinado de siete balazos, aunque la abogada María del Carmen Verdú, de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) y quien representa a la pareja de Romano como querellante en el expediente, reveló que los balazos fueron nueve.

Según las fuentes, la mayoría de los impactos Romano los tenía de la cintura para abajo y el disparo mortal fue uno en el pecho que le atravesó los dos pulmones y afectó una arteria del corazón.

La Justicia investiga también cómo se produjeron las heridas que Romano tenía previas a los balazos -un corte en una muñeca y dos puntazos en el abdomen-, y si cabe la posibilidad de que sean autoinflingidas en un intento de suicidio previo.

En la escena del hecho se secuestró una navaja o cuchillo táctico del tipo "kerambit", de hoja curva, que según los policías y testigos, fue el arma que usó Romano para atacar a los policías y podría ser la misma con la que se provocó las heridas. (Télam)

Comentarios