*

Actualidad

Portada  |  14 noviembre 2019

Mató, violó a una menor y robó pero fue declarado inimputable: Argentina pide repatriarlo a Perú

Un juez intimó al Consulado de Perú a la repatriación de un ciudadano que desde el 2005 vive en Argentina, luego que cometiera una decena de delitos, entre ellos homicidio y violación, y que ahora no se lo puede juzgar porque es inimputable.

El juez de instrucción Martín Yadarola así lo resolvió luego de que el ciudadano extranjero cometiera un hecho de abuso sexual a una pasajera de un colectivo, en agosto pasado, y que para la misma fecha matara a otro paciente del Hospital Borda.

En 2005, M.P.A ingresó a la Argentina junto con dos hermanas, todos procedentes desde Perú, y a raíz de que por los problemas de conducta que tenía aquél era rechazado por su propia familia, sumado a que especulaban con los beneficios que pudieran percibir con su condición de discapacitado en nuestro país.

Durante el viaje en micro de larga distancia, fue cuando M.P.A. cometió el primer delito en Rosario al violar a una niña por lo que es detenido, pero a raíz de sus problemas de salud mental es enviado al Centro Regional de Salud Mental "Dr. Agudo Avila" y meses más tarde al Hospital Borda.

Desde entonces, M.P.A estuvo internado en el Borda pero tuvo reiteradas salidas, en muchas de las cuales se fugaba por sus propios medios, y desde entonces hasta la actualidad cometió una serie de delitos siendo el más grave el homicidio de otro paciente internado en el lugar.

El 17 de noviembre de 2008 el acusado se escapó del Borda y fue a la casa de sus hermanas en la Villa 31 de Retiro, pero al ser rechazado por ellas se generó una muy fuerte discusión por lo que intervino la Policía y él intentó prender fuego el patrullero.

En septiembre del año siguiente, cometió un abuso sexual al manosear a una empleada de limpieza que trabajaba en el Borda y a quien se cruzó en la vía pública.

En febrero y en abril de 2010, se le abrieron otras dos causas por tentativa de robo, una en la ciudad de Rosario.

Asimismo, el 5 de octubre de 2010 atacó a un enfermero del Borda con un tenedor provocándole heridas varias.

En julio y noviembre vuelve a cometer dos intentos de robo uno en el hall del Teatro Broadway, ubicado sobre la avenida Corrientes.

Otra vez reinsertado en el Borda, M.P.A volvió a atacar a personal del Hospital provocándole a un empleado varios cortes en su rostro con un cuchillo de plástico que lo sacó de una vianda que previamente le habían entregado.

Fueron varios los ataques dentro del Borda, el último registrado fue el 16 de noviembre de 2012 cuando atacó a varios pacientes con un cuchillo tipo tramontina.

El 2 de agosto pasado luego de fugarse del Hospital, el acusado toma un colectivo de la línea 100 de Constitución hacia Microcentro y se le acercó por detrás de manera muy intimidante a una joven.

Además, siete meses más tarde mató con un fierro y mientras dormía a otro paciente del Hospital, quien lo había acusado de "violín" y que él mismo reconoció que eso fue detonante para cometer el hecho.

A raíz de esos dos hechos es que recién se le da intervención al juez de instrucción Yadarola, puesto que hasta el momento habían intervenido otros magistrados, y dispone la realización de estudios mentales sobre el acusado.

Al ser examinado el acusado, los peritos establecieron que tiene "debilidad mental leve a moderada" y que por su condición no podía ser sometido a declaración indagatoria ni tampoco a proceso.

Pero el juez por el momento no lo declaró inimputable, y dispuso que por tres meses esté en revisión en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma) que funciona en el penal de Ezeiza, al evaluar que de permitir que siga en la situación en que se encontraba podría implicar un riesgo para sí pero también para terceros ya que tuvo una sucesión de hechos de ese tipo a lo largo de los años.

"Vencido el plazo se dispondrá una nueva e inmediata evaluación integral por el Cuerpo Médico Forense de la Justicia Nacional", resolvió el juez en su fallo.

"Lo que se pretende no es derivar el conflicto hacia otro país, y mucho menos aún ponerlo en manos sin más de un particular, pues claro está no puede pretenderse dejar a su suerte una persona con la problemática de salud mental aquí verificada -que ha desbordado al sistema médico de salud mental y a otros organismos estatales de la República Argentina-, sino de reencauzar su especial situación, procurando dar una alternativa con mejor proyección que aquellas que ha tenido el causante en este territorio desde el año 2005", concluyó.

Comentarios