*

Actualidad

Portada  |  14 junio 2019

Horacio Conzi volvió a violar la prisión domiciliaria: salió a pasear a sus cabras "Sara" y "Franco"

En un video grabado por Hugo Conzi y que fue posteado el 8 de junio a las 20.09 se puede observar a Horacio fuera del chalet de la calle Santa Rita al 1500 de San Isidro paseando a "Franco" y a "Sara", las dos cabras que los hermanos tienen como mascotas.

Una fiscal pidió por segunda vez que se le revoque la prisión domiciliaria a Horacio Conzi, condenado por haber asesinado en 2003 a Marcos Schenone, porque en un video que su hermano subió a Facebook quedó grabado paseando las dos cabras que tienen de mascota en la vereda de su casa, informaron hoy fuentes judiciales.

Tal como ya había hecho en mayo por otro video polémico publicado en Facebook, la fiscal María del Carmen Gigante reiteró ante la jueza de Ejecución Penal de San Isidro Victoria García Maañón su planteo para que a Conzi se le revoque el beneficio de la prisión domiciliaria con tobillera electrónica que por cuestiones de salud le fue otorgado desde 13 de abril.

En un video grabado por Hugo Conzi y que fue posteado el 8 de junio a las 20.09 se puede observar a Horacio fuera del chalet de la calle Santa Rita al 1500 de San Isidro paseando a "Franco" y a "Sara", las dos cabras que los hermanos tienen como mascotas.

Vestido de negro, a Horacio se lo ve fuera del límite de la casa, arreando a las cabras para que dejen de comer las hojas de una planta y vuelvan a ingresar a la propiedad.

En la presentación, la fiscal Gigante no sólo argumenta que Conzi violó el perímetro sino también que ya se le había advertido que no podía publicar en redes sociales ningún material que puede herir la susceptibilidad de la familia de la víctima.

El 28 de mayo, la jueza García Maañón resolvió rechazar el planteo de la fiscal y ordenó que Conzi continúe en su casa. Consideró que más allá de lo que había dicho en el video, estaba corroborado por pericias oficiales que tiene una afección cardíaca que es mejor tratar en su casa y que su bien había existido el incidente de la tobillera rota, quedó probado que no tuvo intenciones de escapar de su casa.

Conzi (59) fue condenado por el crimen de Schenone, cometido el 16 de enero de 2003, cuando lo persiguió y efectuó 14 disparos contra el remís en el que viajaba la víctima en avenida del Libertador, a la altura de Béccar.

Comentarios