*

Portada Actualidad  |  16 mayo 2018

El emocionante regreso del nene que fue baleado por el femicida de su madre

El pasado 19 de abril, Alberto Lafuente mató a Mariela Figueroa e hirió gravemente a hijo de ella, de 12 años. Después se escapó, fue hasta el cementerio donde está la tumba de sus padres y se suicidó. Cómo fue el reencuentro de Emerson con su familia tras la tragedia y cómo será la larga recuperación que tiene por delante.

Por Florencia Dopazo

Entre papel picado, aplausos y abrazos, Emerson Gómez, de 12 años, volvió ayer a San Pedro. Dicen que es el san pedrense más famoso, y es que toda la ciudad estaba pendiente de su recuperación: hace poco más de un mes, fue baleado dos veces por el femicida de su mamá, Mariela Figueroa, de 30 años.

El pasado 19 de abril, Emerson llegó a su casa junto a Figueroa, que había ido a buscarlo a la escuela. A los pocos minutos llegó Alberto Lafuente, novio de la mujer. Él salió a la vereda a jugar y los dejó solos. Cuando estaba en la calle, escuchó los primeros disparos. Al entrar, vio al cuerpo de su mamá. Lafuente le disparó a él tres veces y se escapó.

Emerson fue trasladado a un hospital de Pergamino, donde estuvo en coma inducido durante una semana. Después, fue llegado al Garrahan. Le hicieron dos operaciones para extraerle dos balas, una que tenía alojada sobre la nariz y otra sobre la oreja izquierda.

Casi un mes después de luchar para ponerse bien, Emerson volvió a su ciudad. En la casa de su abuelo, donde vivirá a partir de ahora, lo esperaba toda su familia y los amigos del barrio. Muchos nenes, habían pasado las últimas semanas haciéndoles dibujitos para él.


Cuando llegó, entre la gente buscaba a la mamá. Cuando estaba internado nos preguntaba todo el tiempo por ella y si era verdad que había muerto, pero nosotros evadíamos el tema porque nadie nos preparó para hablar de eso. Él ya lo sabe, pero no quiero caer en que ella ya no está”, dijo la tía del nene y hermana de la víctima, Jaqueline Figueroa, a TelefeNoticias.com.ar.

A Emerson le queda un largo camino por recorrer en su recuperación. Va a recibir un tratamiento psicológico y dentro de tres meses tiene que volver al Hospital Garrahan porque tienen que ponerle una placa en la cabeza: perdió una pequeña parte del cráneo por uno de los disparos que recibió.

“Le dijeron que la semana que viene puede volver a la escuela a saludar a sus compañeritos. Y que puede ir dos veces por semana y estar un rato. Tiene que tener cuidado de no golpearse y no puede hacer deporte. Lo que sí tiene que hacer es caminar y por suerte puede comer cualquier cosa. Apenas llegó ya nos pidió una hamburguesa con papas fritas”, relató Jaqueline.

La familia de Emerson acompaña al nene mientras aprenden a convivir con la impotencia. El femicida de Figueroa, después del crimen, fue hasta el cementerio donde están enterrados sus padres y se suicidó. En 2007 había sido condenado a 11 años de prisión por otro asesinato, el del comerciante Rubén Pérez, pero tenía salida transitoria.

“Con el tema del nene, estamos de acá para allá y no tuvimos mucho tiempo de pensar. Pero sentimos mucha bronca porque ni siquiera se pudo hacer justicia por el nene, porque el tipo ya está muerto”, dijo la tía de Emerson.

 “Todos juntos tenemos que estar con el nene y ayudarnos en el proceso que nos queda. Todo el apoyo que recibimos acá fue impresionante. De todos, amigos, compañeros del trabajo, la gente del barrio. Cuando pasan estas cosas uno no espera tanto apoyo de los de afuera”, agregó Jaqueline.

TAMBIÉN PODÉS LEER

Un hombre mató a su ex, hirió al hijo y se disparó cuando lo encontró la policía

Comentarios