*

Actualidad

Portada  |  22 mayo 2019

El detenido por el crimen de Lola Chomnalez habló del encuentro con la víctima

Ángel Moreira Marín, alias “El Cachilla”, dijo que la adolescente se sentía mal y por eso la llevó a un bosque cercano. Aseguró que la chica se desvaneció y él se fue asustado.

Ángel Moreira Marín, alias “El Cachilla”, un cuidacoches de 33 años, fue detenido nuevamente por el crimen de Lola Chomnalez, ocurrido en abril de 2015 en el balneario uruguayo de Valizas, y dio detalles de cómo fue su encuentro con la víctima ese día.

En su declaración, el cuidacoches volvió a dar la misma versión que había dado la primera vez que fue detenido, cuando reconoció que estuvo con la adolescente el día de su asesinato.

“Me pecheé con ella. Ella venía por la playa caminando, yo iba para Valizas y ella iba para el otro lado. Yo venía de Aguas Dulces. Nos cruzamos y le ofrecí la estampita. Le dije: 'Hola miga (sic) te ofrezco una estampita', y ella preguntó qué era eso y se lo mostré”, contó “El Cachilla”.

Y agregó que Lola empezó a sentirse mal y que él la llevó hasta el bosque detrás de los médanos. Aseguró que ambos se sentaron bajo la sombra de un árbol.

“Yo le pregunté qué tenía y me dijo que se sentía mareada. Ahí se sentó y cayó de rodillas. Yo le tomé el pulso y me asusté, salí y me tomé el ómnibus para Montevideo (…)”, dijo Moreira.

El fiscal no creo el relato del hombre. Piensa que no estaba solo, y que con una o más personas llevaron a la adolescente al bosque en contra de su voluntad, probablemente con un “móvil sexual”.

Lola viajó a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre de 2014 y se quedó en la casa de su madrina, Claudia Fernández. Al día siguiente, desapareció cuando salió a caminarpor la playa y el 30 su cuerpo fue encontrado a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

La autopsia determinó que Lola murió por asfixia por sofocación y que tenía varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Foto: El País

Comentarios