*

Actualidad

Portada  |  07 julio 2016

Sorpresa en Barracas por el velatorio de una mujer en una casa de pastas

Vecinos llamaron a la policía al ver a través de la vidriera el féretro. "No había ninguna irregularidad, estuvo todo verificado por el Gobierno de la Ciudad", dijeron.

Una mujer que murió el sábado último fue velada durante en una ex fábrica de pastas frescas, con vidriera a la calle y la persiana en alto, en el barrio porteño de Barracas, donde los vecinos denunciaron el caso al verse impresionados por el cadáver en un féretro abierto y una cruz de madera.

La hija de la fallecida bajó esta madrugada la persiana del comercio, del cruce de la avenida Montes de Oca y la calle Olavarría, donde un tanto alterada dijo a la prensa que velaría a su madre en el lugar "hasta el año que viene".

Vecinos sostuvieron que la ex fábrica de pastas frescas "Don Cosme" permanece cerrada desde hace 15 años, cuando murió su propietario -oriundo de Italia y esposo de la mujer fallecida el sábado-, cuyos restos fueron despedidos entonces en una ceremonia similar en el local de Barracas.

"El deseo de ella fue éste", respondió su hija, quien evitó identificarse, cuando un grupo de periodistas le preguntó por qué velaba a su madre en el lugar.

En línea con ello aseguró que "la Policía" le dijo que "no" le diera "bolilla" a las personas que denunciaron el caso por el cual la fuerza de seguridad llegó hasta el local.

"Somos gente honesta, trabajadores. Mi papá trajo un gran capital a la Argentina", expresó por último la hija de la mujer fallecida.

Sin embargo, ante la repercusión mediática, la Policía se hizo presente en el lugar y convenció a la familia de Mariana Circosta, de 94 años, para que trasladara el cuerpo al cementerio de Flores, lo que ocurrió un rato antes del mediodía de este jueves.

"LO QUE SE DIJO FUE UN INVENTO"

La noticia de una mujer que estaba velando desde el domingo pasado a su madre dentro de una casa de pastas familiar en el barrio porteño de Barracas fue desmentida por la Policía Metropolitana y vecinos que aseguraron "lo que se dijo en los medios fue un invento" porque la ceremonia fúnebre comenzó el miércoles y en un local cerrado hace 15 años.

"No había ninguna irregularidad, estuvo todo verificado por el Gobierno de la Ciudad desde la policía mortuoria", aseguró a Télam el comisario Silvio Garacoche de la Comisaría 26, que se hizo presente en el comercio ubicado sobre la avenida Montes de Oca.

 

Comentarios