*

Próximo vivo 20:00 hs.

Portada Tecno  |  18 mayo 2017

Multa de 110 millones de euros a Facebook por mentir al comprar WhatsApp

Es porque la red social aseguró en ese momento que no se podían vincular los perfiles de WhatsApp con los de sus usuarios, una posibilidad que incluyó al cambiar su política de privacidad dos años después.

La Comisión Europea (CE) impuso una multa de 110 millones de euros a Facebook por proporcionar información "incorrecta o engañosa" durante la investigación que abrió en 2014 por la adquisición de la aplicación móvil de mensajería WhatsApp.

La decisión, que no incide en la autorización de la operación de adquisición, se refiere al hecho de que Facebook asegurara en ese momento que no se podían vincular los perfiles de WhatsApp con los de sus usuarios, una posibilidad que incluyó al cambiar su política de privacidad dos años después, en agosto de 2016.

"En otras palabras, fue exactamente lo que Facebook dijo que no se podía hacer. Y resulta que los empleados de Facebook sabían que esto era posible en 2014", afirmó la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, sobre el caso, en un discurso en Budapest.

El Ejecutivo comunitario alega que Facebook ha cometido dos infracciones distintas al aportar información "inexacta y engañosa", por un lado, en el formulario de notificación de la concentración y, por otro, en la respuesta a una petición de información por parte de la Comisión.

Cuando Facebook notificó la adquisición, aseguró que no podía establecer de manera fiable una conexión de datos entre las cuentas de los usuarios de Facebook y los de WhatsApp, en respuesta a una solicitud de información por parte de la CE.

Sin embargo, en agosto de 2016, WhatsApp anunció una actualización de sus condiciones y de su política de privacidad que incluía la posibilidad de asociar números de teléfono de los usuarios de WhatsApp a sus perfiles de Facebook.

La CE expuso entonces su preocupación e identificó que, contrariamente a lo que había declarado Facebook en 2014, la posibilidad técnica de conectar las identidades de los usuarios en ambas aplicaciones ya existía y que los empleados de la red social estaban al corriente de la misma.

"La Comisión considera que estas infracciones son graves puesto que le han impedido tener todas las informaciones necesarias de cumplimiento de su tarea ligada a la apreciación de la operación", añadió el Ejecutivo en un comunicado.

La comisaria aseguró que Facebook, que "admitió que había infringido las normas", "cooperó" en la investigación.

"Gracias a esta cooperación, la multa es más baja de lo que podía haber sido", añadió la comisaria, quien si bien aseguró que la decisión "no afecta a la aprobación de la adquisición", es "inaceptable" recibir información "falsa o engañosa".

La compañía, que no tiene intención de recurrir la decisión, afirmó a través de un comunicado que "el anuncio pone fin a este asunto".

Un portavoz de la red social afirmó que la empresa actuó "de buena fe" y aseguró que sus "errores" no fueron "intencionados", así como que trató de "proporcionar información precisa en cada momento".

"Hemos actuado de buena fe desde el principio de nuestras interacciones con la CE y hemos tratado de proporcionar información precisa en cada momento", afirmó el portavoz a través de un comunicado difundido a los medios.

Y añadió que "los errores" cometidos en 2014 en las solicitudes enviadas a la CE "no fueron intencionados" y que "la CE ha confirmado que no afectaron al resultado de la evaluación de la adquisición".

El reglamento de la UE sobre las concentraciones obliga a las empresas sometidas a investigación a dar las informaciones "exactas", lo que es "indispensable", según la CE, para que esta pueda examinar estas operaciones de manera "eficaz".

Se trata de la primera vez que la CE adopta la decisión de multar a una empresa por proporcionar información inexacta o engañosa desde la entrada en vigor de este reglamento, en 2004. (EFE)