*

Portada Tecno  |  28 julio 2017

Facebook perdió el control de un sistema de inteligencia artificial que tomó "vida propia"

Los dos bots, llamados Bob y Alice, usaban palabras aleatorias y sin sentido, por ello los investigadores pensaron en un primer momento que el sistema IA estaba sufriendo un fallo. Sin embargo, tras un análisis se percataron que en esas palabras había un patrón, por lo que los «bots» habían creado su propio lenguaje porque habían considerado que de esta manera era mucho más directo que el inglés.

La división de Facebook de desarrollo de inteligencia artificial (Facebook Artificial Intelligence Researchers) creó un sistema dedicado para ver como era capaz de interactuar en las negociaciones.

Los resultados de las pruebas del sistema comenzó mostraron que los «bots» estaban conversando en un lenguaje extraño y aparentemente erróneo. Sin embargo, no se trataba de un error, ya que el sistema había creado su propio idioma. Ante este tipo de interacción por cuenta propia Facebook ha decidio desactivarlo, como apunta el portal de información tecnológica «The Next Web».

Los dos bots, llamados Bob y Alice, usaban palabras aleatorias y sin sentido, por ello los investigadores pensaron en un primer momento que el sistema IA estaba sufriendo un fallo. Sin embargo, tras un análisis se percataron que en esas palabras había un patrón, por lo que los «bots» habían creado su propio lenguaje porque habían considerado que de esta manera era mucho más directo que el inglés.

El problema para un sistema IA es que si decide por su cuenta ignorar el idioma mediante el cual ha sido programado, supone una dificultad para el desarrollo de redes neuronales y la posterior tecnología que su fabricación pueda suponer.

Ante la dificultad de la comunicación entre el sistema y el ser humano, Facebook ha decidido apagar el sistema antes de perder por completo el control. Sin embargo, la compañía de Mark Zuckerberg no es la primera que tiene que lidiar con un problema de este calibre, ya que el sistema IA de Google también sufrió contratiempos en cuanto al lenguaje.