*

Ahora en vivo mirá  Telefe Noticias

Portada Política  |  11 enero 2017

Arrepentido brasileño confesó pagos al jefe de Inteligencia argentino

Una derivación del sonado caso "Lava jato" por cohecho en Brasil alcanzó al jefe de inteligencia argentino, a cuya cuenta se habrían transferido casi 600 mil dólares en 2013, presumiblemente para facilitar el pago de coimas por el soterramiento del tren Sarmiento. Si bien el involucrado negó la acusación, tanto Elisa Carrió como Graciela Ocaña pidieron a la justicia que se lo investigue.

Un operador brasileño condenado por pago de sobornos pero colaborando con la investigación del caso Odebrecht involucró al jefe de la agencia Federal de Inteligencia argentina, Gustavo Arribas, cuando aportó información sobre cinco transferencias por un total de 594.000 dólares a cuentas del actual funcionario en un banco suizo.

Los pagos se realizaron entre el 25 y 27 de septiembre de 2013, cuando Arribas no ocupaba cargos oficiales, vivía en Brasil y se trabajaba en la compra y venta de jugadores de fútbol.

Los envíos llegaron por una transferencia desde un banco de Hong Kong que manejaba el operador brasileño y a través de la cual confesó hacer pagos de coimas, lavado de acciones y evasión.

El operador cambiario y financiero Leonardo Meirelles se acogió al régimen de la "declaración premiada" y entregó a la Justicia de su país información sobre miles de transferencias bancarias que formaron parte de lo que se conoce como "Lava Jato".

La información fue publicada por el diario La Nación como parte de una investigación conjunta sobre documetnos financieros de varios periódicos que encabeza el equipo peruano IDL Reporteros.

Arribas es amigo personal del presidente Mauricio Macri, que era en ese momento jefe de gobierno porteño, y fue socio del primo del mandatario, Angelo Calcaterra.

Sin embargo la especulación relaciona esas transferencias no con el mandatario argentino, sino con el proyecto de soterramiento del tren Sarmiento, seis veces anunciado durante le gobierno kirchnerista y nunca comenzado.

Poco después de esas transferencias se instaló la máquina para hacer el túnel, pero esta no comenzó a trabajar hasta octubre del año pasado, ya durante la gestión macrista. 

Si bien Arribas no formuló declaraciones sobre la cuestión, desde su entorno se negó la vinculación con las coimas de Odebrecht y sólo admitieron que recibió un giro por 70 mil dólares que corresponde a la venta de un inmueble en Brasil.

La diputada Elisa Carrió, que ya había denunciado a Arribas con anterioridad, anunció que presentará un escrito a la Justicia para que se investigue al funcionario.

Por su parte, la legisladora porteña Graciela Ocaña pidió que Arribas sea “indagado” por la Justicia por intermediar en el supuesto pago de sobornos de la empresa Odebrecht a funcionarios argentinos.