*

Portada Internacionales  |  15 mayo 2017

La historia de amor de un matrimonio sirio que llevan juntos 65 años y viven en un campo de refugiados

Ahmed y Khadijah tuvieron que abandonar su hogar hace cuatro años a causa de las bombas. "¿Creen que voy a volver a ver a mis hijos?", dice la mujer entre lágrimas.

"Te amo desde aquí hasta aquel pueblo", le dice Ahmed a su esposa Khadijah. Ella le devuelve la mirada y se ríe. “¿Sólo hasta ahí?”, le contesta mientras su rostro por un segundo se enciende de alegría. “Hasta el pueblo más lejano”, agrega su marido mientras las risas se adueñan de todo. Por un segundo el dolor por la guerra en Siria queda a un lado y lo único que existe en ese instante son sus rostros cómplices que hablan del amor aun cuando todo es desolación.

Ahmed tiene 90 años, Khadijah 75, están juntos hace 65 años, cuando se conocieron por medio de sus padres. Se casaron y tuvieron ocho hijos. Un video de la organización Spotlight Syria que fue subido a Facebook cuenta su historia de amor y de lucha en medio de la destrucción y el dolor de una guerra que ya se cobró la vida de miles de personas. “Vivimos felices juntos”, dice el hombre, mientras su mujer asiente con la mirada. “La amo mucho, no tengo palabras para explicar cuánto es mucho”.

Ahmed asegura que nunca discutieron y con la misma seguridad dice que vivieron amándose. Khadijah cuenta que hace cuatro años que no pueden regresar a su hogar. En Siria hace seis años la guerra civil arrasó con todo a su paso, destruyó hogares, ciudades, y más de 400.000 vidas que nunca más volverán. Cuando hablan de sus hijos, los ojos de ambos de hacen agua. Las risas de disuelven y todo se transforma en dolor, lágrimas e impotencia. “Espero que mis niños puedan volver a casa”.

El video que fue subido a redes el sábado ya tiene casi 30.000 reproducciones.

Luego de que estalló la guerra, tuvieron que abandonar su hogar y se instalaron en un campo de refugiados. "Nuestros corazones se vaciaron por tanta tristeza, pobreza y opresión", dice Ahmed. Su mujer se une al relato triste y doloroso: "Quise morir en un momento. No tenemos nada más ni a nadie. Lo mejor es dejarlo en manos de Dios". "¿Creen que voy a volver a ver a mis hijos?", se pregunta por último la mujer.

Fuente: The Independent.