*

Proximo noticiero en vivo Telefe Noticias - 20:00  Hs.

Portada Internacionales  |  19 mayo 2017

Estados Unidos estudia prohibir las computadoras portátiles en todos los vuelos que lleguen al país

Buscan que esta restricción se aplique a todos los vuelos que lleguen a territorio estadounidense desde otros países.

El Gobierno de Estados Unidos está estudiando ampliar la prohibición de llevar notebooks en el equipaje de mano en cabina para que se aplique a todos los vuelos que lleguen al país procedentes del extranjero, según informa el diario Financial Times.

Responsables del Departamento de Seguridad Nacional que se reunieron esta semana en Bruselas con funcionarios de la Unión Europea les han trasladado que si Estados Unidos amplía la prohibición de llevar dispositivos electrónicos de gran tamaño en cabina, Europa no se verá exenta de cumplir esta restricción, que se aplicará a todos los vuelos que lleguen a este territorio desde otros países.

Los responsables del Gobierno de Estados Unidos y de la Unión Europea tienen previsto volver a reunirse en Washington la próxima semana para abordar cuestiones técnicas relacionadas con la ampliación de la prohibición.

Un portavoz de Seguridad Nacional, David Lapan, contó que el jefe del Departamento, John Kelly, está analizando la posibilidad de ampliar la prohibición de llevar portátiles a todos los vuelos llegados de otros países pero aseguró que todavía no tomaron ninguna decisión.

"Estamos estudiando ampliar la restricción que está en vigor ahora para Oriente Próximo y norte de África y la ampliación de estas restricciones podría incluir Europa y otras zonas", dijo Lapan.

"Hemos tenido discusiones con nuestros colegas europeos pero es algo que todavía está estudiando el secretario Kelly", añadió. En virtud de la prohibición que se aplica ahora en vuelos procedentes de Oriente Próximo, los pasajeros no pueden llevar en cabina ningún dispositivo electrónico que sea más grande que un teléfono móvil.

Estas restricciones fueron adoptadas por el Gobierno estadounidense por el temor a que el grupo terrorista Estado Islámico desarrolle una bomba que pueda ser escondida en el interior de un ordenador portátil y detonada en pleno vuelo.