*

Portada Internacionales  |  16 abril 2018

El Papa pidió por un bebé al que desconectarán de su respirador

Alfie Evans se encuentra en estado vegetativo y los médicos ya fijaron fecha para desconectarlo del respirador contra la voluntad de sus padres.

Los padres de un bebé británico de 23 meses con una rara condición cerebral degenerativa anunciaron que recurrirán a la Justicia para impedir que lo desconecten de la máquina que lo mantiene con vida, algo que ya fue decidido por los médicos que lo atienden.

Tom Evans y Kate James, padres de Alfie Evans, pedirán a la Corte de Apelaciones de Gran Bretaña que permita que el niño siga siendo tratado, después de que se haya fijado ya fecha para que se desconecte el equipo de respiración artificial que le mantiene vivo.

Este domingo el papa Francisco citó el caso del pequeño Alfie junto con el del francés Vincent Lambert -de 41 años y desde hace 10 en estado vegetativo- tras el rezo del Regina Coeli celebrado en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

Allí, Francisco pidió que se respetara "la dignidad" de los enfermos y que sean tratados de manera adecuada a sus condiciones.

El Papa ya se había manifestado el 4 de abril en Twitter con un mensaje en el que pedía que fuese escuchado "el profundo sufrimiento" de los padres de Alfie.

Desde diciembre de 2016, Alfie sobrevive conectado a un soporte de ventilación artificial, afectado de una enfermedad neurológica que los médicos no han sido capaces de identificar y para la que no parece haber cura.

Evans, de 21 años, y James, de 20, de Liverpool, quieren trasladar a su pequeño desde el hospital de niños Alders Hay, de esa ciudad, al centro pediátrico romano Bambino Gesú, en Roma, vinculado al Vaticano, donde continuarían sus cuidados.

La pareja asegura que disponen ya de ambulancia y un jet privado a la espera de poder efectuar ese desplazamiento.

En declaraciones recientes a medios locales, el padre reveló que trató de llevarse a su hijo y la policía se lo impidió, bajo advertencia de que podría ir a la cárcel si saca al menor.

Los padres de Alfie sostienen que si el niño "va (a Italia) y se muere, al menos habrá muerto como un héroe, intentando sobrevivir".

Por su parte, el centro médico que lo atiende afirma que su estado semivegetativo es "irreversible" y que continuar su tratamiento no redunda en sus mejores intereses.

El miércoles pasado, la justicia británica detalló un plan médico diseñado por especialistas para poner fin a la vida de Alfie, cuyos detalles no se divulgaron por motivos de privacidad.

Fuente: Efe

Comentarios