*

Portada Internacionales  |  06 diciembre 2017

El grupo terrorista Hamas aseguró que la decisión de Trump “abrirá las puertas del infierno”

"No reconocemos a un estado de Israel sobre las tierras palestinas con una capital, Jerusalén fue y continuará siendo una ciudad palestina islámica y árabe", señaló el jefe político del grupo terrorista.

Luego de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, reconociéndola como parte de Israel, la organización palestina Hamas fue contundente al decir que la medida que tomó el líder de la Casa Blanca “abrirá las puertas del infierno”.

Jerusalén es una ciudad abierta donde se mueven libremente judíos y palestinos. Israel reclama a toda la ciudad como su capital, mientras que los palestinos piden el sector oriental de la ciudad, que quedó en manos de Israel en la guerra de 1967. Ese es uno de los núcleos del conflicto que mantienen tanto israelíes como palestinos.

“Esta decisión abrirá las puertas del infierno para los intereses de los Estados Unidos en la región", dijo a periodistas el jefe político del grupo terrorista, Ismail Haniye, quien agregó que "no cambia el estatus religioso, legal ni administrativo" de la ciudad. El jefe político hizo un llamamiento a los estados árabes e islámicos para que “corten los lazos económicos y políticos” con EE.UU.

La comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí en la parte oriental de Jerusalén, mientras que los palestinos piden la zona este como capital de un futuro estado.

El conflicto se centra en la Ciudad Vieja, que concentra los lugares religiosos más importantes de Jerusalén para judíos, cristianos y musulmanes, y en concreto en un complejo referente para judíos y musulmanes.

Durante su campaña a la Casa Blanca, Trump adoptó una firme postura proisraelí y prometió trasladar la embajada estadounidense desde Tel Aviv, donde están la mayoría de legaciones diplomáticas extranjeras, a Jerusalén.

Netanyahu calificó la decisión de Trump sobre Jerusalén de "justa y valiente"

Según la ley estadounidense, el presidente debe firmar una dispensa cada seis meses para que la embajada permanezca en Tel Aviv. Trump renovó la exención en junio, como sus predecesores. Esta semana, se cumplió de nuevo el plazo sin que el mandatario rubricase la renovación.

Tal como consigna la agencia de noticias AP, los palestinos advirtieron que cambiar el estatus de Jerusalén supondría el final de esos esfuerzos de paz y anticiparon multitudinarias protestas callejeras, algo que podría derivar fácilmente en violencia a gran escala.

"No reconocemos a un estado de Israel sobre las tierras palestinas con una capital, Jerusalén fue y continuará siendo una ciudad palestina islámica y árabe", señaló el jefe político de Hamas.

Comentarios