*

Próximo vivo 07:00 hs.

Portada Internacionales  |  13 julio 2017

Dilma Rousseff, tras la condena a Lula: "Es un absurdo jurídico que avergüenza a Brasil"

La justicia superior deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o fines del año próximo, lo que coincidiría con la campaña electoral.

Tras conocerse la condena a 9 años y medio de prisión al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva,  Dilma Rousseff, criticó la sentencia de la Justicia, la calificó de ser un “un absurdo jurídico que avergüenza a Brasil” y aseguró que su padrino político es “inocente”.

La ex mandataria, destituida a través de un juicio político por violar la ley de responsabilidad fiscal, emitió un comunicado en el que aseguró que "no hay pruebas" para la condena y sobre Lula aseveró que “el pueblo lo rescatará en 2018”.

"Sin pruebas, están cumpliendo el guión trazado por los grandes medios de comunicación. Hace años que Lula, el presidente más popular de la historia del país y uno de los líderes más importantes del siglo XXI, viene sufriendo una persecución sin cuartel", apuntó Dilma.

En sintonía con ello, la ex mandataria aseveró que “las garras de los golpistas intentan manchar la historia de un héroe del pueblo brasileño”. Rousseff planteó que Da Silva podrá ser candidato el año próximo: “Lula es inocente, el pueblo brasilero lo rescatará democráticamente en el 2018”.

Lula da Silva se convirtió en el primer ex presidente condenado penalmente por la Justicia de un país que desde hace más de tres años lidia con escándalos de corrupción. 

La sentencia fue proferida por el juez federal Sergio Moro, encargado de las investigaciones del caso Petrobras, quien halló culpable a Lula de beneficiarse de la gigantesca trama corrupta que desvió millones en la estatal petrolera.

El magistrado da por comprobado que el ex presidente recibió 2,25 millones de reales concepto de sobornos, los cuales se habrían materializado en la reserva y reforma de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo.

Lula gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y responderá en libertad a la espera de que una instancia superior se pronuncie sobre el proceso, uno de los cinco que tiene abiertos con la Justicia, la mayoría relacionados con el caso Petrobras, que envió a prisión a decenas de políticos.

Asimismo, en su sentencia prohibió a Lula ocupar cargo o función pública por 19 años, en caso de que sea ratificada, y le impuso una multa adicional de 669.700 reales (unos 200.000 dólares) por los crímenes supuestamente cometidos.

Al ser una condena en primera instancia, Lula mantiene intacta, hasta tanto se ratifique la sentencia, la posibilidad de concurrir a las próximas elecciones generales previstas para 2018.

La justicia superior deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o fines del año próximo, lo que coincidiría con la campaña electoral. El Partido de los Trabajadores (PT), en el que Lula participó de su fundación en 1980, rechazó la sentencia "sin pruebas" contra su líder y la que calificó de "vergonzosa", según publicó en redes sociales la presidenta de la formación, Gleisi Hoffmann.

MÁS PROBLEMAS EN LA JUSTICIA
Los problemas de Lula con la Justicia no se reducen a las cinco juicios abiertos, ya que podría llegar a ser investigado en otros seis procesos más, según solicitó la Fiscalía con base en confesiones hechas por ex directivos del grupo Odebrecht.

La sentencia contra Lula se convierte en la más simbólica de todas las que ya fueron proferidas por los múltiples escándalos de corrupción que estallaron en Brasil en los últimos tres años.

Todos los ex presidentes vivos desde el restablecimiento de la democracia (José Sarney, Fernando Collor de Mello, Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff) fueron salpicados por la corrupción.

Incluso está implicado el actual mandatario, Michel Temer, a quien la Fiscalía denunció en junio pasado por un supuesto delito de corrupción pasiva que amenaza con desalojarle del poder, lo que dejaría a Brasil sumido en una deriva institucional que no parece tener fin.

Con información de la agencia EFE.