*

Próximo vivo 07:00 hs.

Portada Informes Especiales  |  20 julio 2017

Malnutridos: con la panza llena de nada

La complicada situación económica por la que atraviesan sus padres hace que muchos chicos no puedan consumir los alimentos adecuados para desarrollarse.

Tiziana tiene 13 años y pesa 70 kilos. Cuando su familia no tiene nada para darle de comer toma una taza de mate cocido y se va a dormir con la esperanza de que algo cambie al día siguiente. Patricia, la mamá, cuenta apenada que “uno tiene que darle lo que hay y a veces no hay nada”.

“Los chicos comen lo que hay”, cuenta Magalí, mamá de Ariana que tiene 8 años y pesa 57 kilos. A Ariana le gustan las verduras, pero la única forma que tiene de consumirlas es ir una vez por semana a un comedor donde cocinan las sobras del Mercado Central.

La complicada situación económica por la que atraviesan sus padres hace que no puedan acceder a consumir los alimentos adecuados para desarrollarse.

Según un informe de ISEPCI (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana) el 43 % de los chicos entre 2 y 19 años sufre de sobrepeso y obesidad. Este relevamiento muestra la vulnerabilidad nutricional a la que se enfrentan los más chicos.

El excesivo consumo de harinas, dicen los nutricionistas, y la falta de ingesta de una dieta balanceada compuesta por frutas, verduras y carnes provocan limitaciones en el crecimiento y desarrollo de los menores, tanto en su aspecto físico como social.

MIRÁ OTROS INFORMES ESPECIALES 

Historias como las de Tiziana y Magalí se replican por todo el conurbano. Cuando hablamos de malnutrición pensamos en nenes y nenas con bajo peso, sin embargo, esto no es el reflejo de la situación que se vive en muchos distritos de la provincia de Buenos Aires.

Muchos de estos chicos almuerzan y hasta cenan en comedores de los barrios donde viven, pero allí la situación tampoco es más fácil. “En invierno hacemos mucho guiso, no podemos comprar otra cosa”, aseguran. Aunque todos saben que no es lo que los chicos deben comer, el deseo de que puedan comer algo es más fuerte que la posibilidad de acceder a una alimentación adecuada.

Comentarios