*

Portada Elecciones 2017  |  28 septiembre 2017

Cristina: "Prefería no volver, pero soy la que puede hacer la oposición más firme"

"No estoy para ganarle a un ex ministro de Macri, sino a una política. Reducirlo a una pelea con un ministro es injusto para Bullrich", planteó en una entrevista publicada hoy por el diario español El País.

La candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires de Unidad Ciudadana Cristina Fernández advirtió que buscará "conciliar las dos Argentinas" que dividen el debate político, en tanto consideró que "no está" para "ganarle" a un ex ministro del presidente Mauricio Macri como Esteban Bullrich sino a la "política" de Cambiemos.

"La candidatura no fue una decisión personal, sino colectiva", aclaró Fernández de Kirchner sobre su postulación, al apuntar que "había una representación política vacante y había que ponerle un freno al Gobierno y al ajuste".

Al respecto, subrayó que "hubiera preferido no tener que presentarme", aunque "los dirigentes políticos no tienen sucesores" ni "se pueden transferir los votos" porque "eso es un concepto monárquico".

"No estoy para ganarle a un ex ministro de Macri, sino a una política. Reducirlo a una pelea con un ministro es injusto para Bullrich", planteó en una entrevista publicada hoy por el diario español El País.

Al respecto, señaló que "se habla mucho de la grieta" pero "no la provocó el kirchnerismo" sino que "viene de hace 200 años", tras lo cual dijo poder "contribuir" a saldar las diferencias y explicitar "la necesidad de un diálogo sobre los modelos de país. Es una pena, me gustaría poder conciliar esas dos Argentinas", completó.

Al cuestionar el gobierno de Mauricio Macri, apuntó que "creyeron que como llegaban ellos, que era empresarios, rubios y con ojos celestes, los inversores iban a venir todos corriendo. Pero 2016 fue horrible en materia de inversión, una pena".

Consultada sobre si ejercía la autocrítica, la reconoció en términos de "tonos" pero agregó que le "gustaría que hicieran" lo mismo "los del gobierno de (Fernando) De la Rúa, que terminó en la implosión del 2001, con la Plaza de Mayo con 30 muertos".

Por otro lado, tras considerar "innegable" que "hubo hechos de corrupción" en su administración, rechazó que se busque "tachar a todo un gobierno de corrupción por unos funcionarios".

"Ahora tenemos un Gobierno que utiliza el Estado para favorecer los negocios de su familia. Tenemos Panamá Papers. Yo no blanqueé plata negra, el que lo hizo es el hermano del presidente. Y su amigo del alma (Nicolás) Caputo, también blanqueó 35 millones. Contratista del Estado", acusó.

Por último, tras aclarar que el papa Francisco nunca fue "su enemigo ni su amigo", planteó que con el Sumo Pontífice la "une una visión de lo que está pasando en el mundo". "Condena al neoliberalismo y al capitalismo como sistemas que descartan gente. El marca una línea diferente del Vaticano. Nunca hablamos de Macri sino del mundo. Lo quieren traer al barro de la Argentina, no se merece eso", concluyó.

Comentarios